Ir a contenido

Italia publica una novela inédita de Alberto Moravia

La edición de la obra, inacabada, se suma a los actos del centenario del escritor

ELENA HEVIA / BARCELONA

La reciente aparición de una novela inédita de Alberto Moravia, I due amici, Los dos amigos (Bompiani), está animando los fastos del centenario del autor italiano, que se celebrará el próximo 28 de noviembre. La obra, que quedó inacabada, tiene una azarosa historia. El manuscrito quedó olvidado en una maleta, en la casa romana de Moravia, en Lugotevere della Vittoria, y fue encontrado seis años más tarde de la muerte del autor en 1990. Se trata en realidad del triple borrador de una novela de tema político.

La publicación del inédito de 400 páginas, cuya forma definitiva ha establecido el editor Simone Casini, está provocando una cierta controversia. La primera y más importante es la que acompaña a toda publicación póstuma que no cuenta, como es el caso, con la autorización expresa de su autor. Pero hay más. El escritor italiano tenía por costumbre destruir las redacciones provisionales de sus novelas. ¿Por qué, en este caso, no lo hizo? Hay quien afirma que el escritor no se atrevió a darle vía libre por lo escabroso de su tema político, y por esa razón el olvido de su destrucción revelaba su verdadera intención. I due amici fue escrito en 1952, entre dos de sus obras capitales, El conformista y El desprecio, que Bertolucci y Godard llevaron, respectivamente, al cine.

COMUNISMO EXPRÉS

Al igual que en esas novelas, I due amici refleja la habitualmente desencantada y amarga visión de Moravia de la burguesía italiana. Pero en este caso, con una precisión: el libro ahonda en las inconfesables relaciones con el fascismo que mantuvieron muchos intelectuales italianos y que se saldaron con una rápida y eficaz conversión al comunismo al día siguiente de la caída de Mussolini. Muy posiblemente, el autor no se sintió con ánimos de enfrentarse a sus colegas y se impuso una autocensura que ha llegado a su fin más de medio siglo después.

Sin embargo, no es esa la versión de Casini, que sostiene que Moravia no quedó muy convencido en lo que él consideraba una novela ideológica o de tesis, tan en boga en la Europa de los años 50. El autor de La romana prefirió trasladar sus inquietudes políticas a la revista que fundó poco después, Nuevos argumentos, y dirigió su narrativa a derroteros más intimistas.