27 nov 2020

Ir a contenido

Fans de Take That llevan desde el jueves ante el Sant Jordi

Medio centenar de aficionados aguardan en tiendas de campaña el 'show' de esta noche

MARTA QUINDÓS / BARCELONA

Los primeros en llegar llevan allí desde el jueves por la mañana. Son fans de Take That, que actúa esta noche en el Palau Sant Jordi. La mayoría son chicas de entre 20 y 26 años, las mismas quinceañeras que les escuchaban hace una década. Procedentes de varios lugares del país, son medio centenar de personas que están acampadas en una docena de tiendas, haciendo cola para tener un sitio en primera fila en el show que supone el regreso de una banda que, cuando estaba en la cima de su carrera, nunca actuó en España.

Take That, de Manchester, empezó como quinteto y se dio a conocer en 1990 y, a raíz de su éxito Back for good, creó un fenómeno fan. En su apogeo, Robbie Williams dejó la formación, lo que provocó una crisis que un año después, en 1996, precipitó su disolución. Decidieron emprender caminos separados, pero el único que triunfó en solitario fue Williams. Diez años después, en el 2006, anunciaron que volvían a juntarse, aunque sin su integrante más carismático, y publicaron su single Patience, que fue un éxito.

Los fans aseguran que, a pesar de tener un miembro menos, siguen siendo tan buenos: "Han ganado con el tiempo. Robbie ha ganado mucho sin ellos, pero ellos no han perdido", dice Andrea, de 24 años, que ha venido desde Sevilla para verlos. Sus viajes por ver a sus ídolos les han dado un montón de anécdotas.

SIN PERMISO

Algunos vienen sin permiso de sus padres, otros han dicho en el trabajo que estaban enfermos. Estarían dispuestos a hacer cualquier cosa por verlos: "Estoy aquí desde el jueves por la mañana, he venido desde Huelva con gente que no conocía. Nos conocimos en un foro de fans de Take That y quedamos para venir juntas. Nosotras estamos aquí, pero hay otras acampadas en el aeropuerto y ante tres hoteles diferentes. En diciembre iremos a Manchester a verlos".

Otra chica, Sandra, de 23 años dice: "Fui al primer concierto con 13 años y acampé con mis padres. Cuando el grupo se separó cogí una depresión. Ahora no son lo mismo, han madurado, y sus fans también. Esta vez he venido con mi marido, ya le dije que al casarse conmigo también se casaba con Take That".