El Pont d'Arcalís y Les Violines abren al folk la plaza del Sol

Ambos grupos graban hoy un disco en directo en la fiesta mayor de Gràcia

El recital estrena un ciclo de música de raíz en la rebautizada 'Plaza del Folk'

Se lee en minutos

JORDI BIANCIOTTO / BARCELONA

La plaza del Sol se convierte, a partir de hoy y hasta el martes, en laPlaça del Folk,un espacio que el Centre Artesà Tradicionàrius (CAT) consagra a actuaciones gratuitas de música de raíz en el marco de la fiesta mayor de Gràcia. Abrirán el programa, a las diez de la noche, dos grupos consolidados del circuito folk catalán: El Pont d'Arcalís y Les Violines, que unen fuerzas en un recital que grabarán para un disco conjunto.

La primera es una banda con 15 años de historia, que cuenta en sus filas con el cantante y guitarrista Jordi Fàbregas (ex-Coses, Primera Nota y director del CAT) y Artur Blasco, un acordeonista que hace cuatro décadas que recoge y da nueva vida, mediante un concienzudo trabajo de campo, a canciones populares pirenaicas conservadas por tradición oral. Les Violines, con cuatro discos en la calle, es una formación de cuerda en cuyo seno figura Simone Lambregts, colaboradora, en el pasado, de Sopa de Cabra y Sau.

El repertorio de ambos grupos retoma piezas de leyendas pirenaicas como los acordeonistas Ferrer de Tuixén y Fuster de Berga. Historias ocultas de la memoria popular de las que sabe mucho Blasco, impulsor del Museu de l'Acordió en Arséguel, localidad que cada mes de julio acoge la Trobada d'Acordeonistes, un clásico de la escena folk de Catalunya.

POCA TELEVISIÓN

Hablamos de grupos que se han ganado un prestigio y una base de fans pese a operar en la zona periférica delshow business."La música de raíz no tiene una presencia constante en la radio y la televisión", lamenta Fàbregas, que apunta otra queja. "A veces hay un cierto concepto de universalidad que pasa por estar muy informados del último grupo de folk griego e ignorar un poco lo que pasa por aquí".

Pero las cosas no le van mal: la sede del CAT ultima sus ambiciosas obras de remodelación, que estarán listas para la 21ª edición del ciclo Tradicionàrius, el próximo enero. Y la alianza con Les Violines se traducirá en un disco que se pondrá de largo el 4 de noviembre, en el marco de la feria Mediterrània, de Manresa.

'SUPERBANDA PIRINENCA'

Te puede interesar

La colaboración se estrenó el verano pasado dentro del Festival Pir, en Jasa (Huesca), y pasó por el Auditori en febrero. Ahora recala en Gràcia con un desafiante epígrafe, "superbanda pirinenca", impreso en los carteles, y con el repertorio más rodado, incluidas algunas piezas rescatadas del discoLlet i vi(1990), de Primera Nota, en el que tomó parte Artur Blasco.

Gralla, acordeón diatónico, guitarra, percusiones y violín, frente a un repertorio en el que se cruzarán romances, polcas, mazurcas, habaneras, pasodobles... "Las sonoridades de los dos grupos se complementan. Les Violines no cantan, y nosotros, sí. Ellas tienen bajo, y nosotros, no", argumenta Fàbregas, un luchador de la escena folk que aprecia sutiles avances en la recepción de ese género en Catalunya. "Se han creado lenguajes nuevos y se está experimentando. Me gustaría pensar que la percepción general hacia la música de raíz ha mejorado", suspira.