Ir a contenido

Los talleres de Can Batlló pactan desalojar el polígono en el 2008

Solo entre 30 y 40 de las actuales 75 empresas se mudarán a la Zona Franca

El acuerdo final llega después de que muchos negocios ya hayan desaparecido

PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

Tras meses de estira y afloja, los industriales de Can Batlló, en Sants-Montjuïc, han firmado un acuerdo para desalojar por completo el recinto durante el 2008 y, como máximo, a principios del 2009, precisaron ayer los afectados. El pacto era el trámite pendiente para poder comenzar a intervenir en la zona, donde se construirán pisos y equipamientos. Finalmente, solo los empresarios que acepten reubicarse en las naves que levantará el Consorcio de la Zona Franca (CZF) en los antiguos terrenos de la Seat podrán seguir temporalmente en Can Batlló.

Fuentes de la Asociación de Industriales de Can Batlló explicaron ayer que el acuerdo no satisface muchos intereses particulares, pero sí es el mejor que han podido pactar a nivel global. Esta última negociación se inició hace meses entre el ayuntamiento, el consorcio, la inmobiliaria Gaudir (propietaria del terreno) y los industriales. Tras varias contrapropuestas, la asociación firmó el pasado lunes el acuerdo final, que ha sido enviado al ayuntamiento, para que todas las partes lo rubriquen.

CONSENSO TARDÍO

El colectivo afectado se lamenta de que el acuerdo haya llegado "tan tarde". De las 75 empresas que aún permanecen en el polígono muchas ya tienen buscada por su cuenta una nueva ubicación, por miedo a que no hubiese un acuerdo a tiempo antes de que finalizasen sus actuales contratos.

El convenio establece que solo los que se trasladen a las naves que se levantarán en la Zona Franca podrán seguir en Can Batlló aunque su contrato finalice en las próximas semanas o meses. Se calcula que serán entre 30 y 40 industriales. El resto tendrá un pequeño plazo de cortesía. Teniendo en cuenta que harán falta meses para crear las nuevas naves y que estas se entregarán vacías y los industriales dispondrán de cuatro meses de plazo para adecuarlas, se espera que la mudanza a la Zona Franca se producirá a partir de la Semana Santa del 2008 y hasta el primer trimestre del 2009.

La asociación todavía no sabe cuántos empresarios aceptarán el traslado a la Zona Franca. Los precontratos deberán firmarse antes de final de septiembre. Lo que sí está claro es que los que se queden hasta que estén listas las nuevas naves tendrán que concentrarse en una pequeña parte del polígono para permitir que se inicien las intervenciones urbanísticas. Algunas empresas se trasladarán a bloques que ya han quedado libres para que puedan comenzar lo antes posible las obras de pisos sociales en la zona del Camí de la Cadena con Parcerisses.

PRECIO AJUSTADO

Las nuevas naves de la Zona Franca tendrán un coste de alquiler de 7,5 euros por metro cuadrado, lo que para muchos industriales supondrá doblar el actual arrendamiento. Pero en la comparativa con el conjunto de la ciudad, y siendo de obra nueva, se considera un precio ajustado, indicaron fuentes de la asociación.