MTV recupera sus 'Unplugged' con un concierto de Bon Jovi

La cadena también invitará a Police a participar en los recitales acústicos

2
Se lee en minutos
IDOYA NOAIN / NOVA YORK

Los tiempos, sin duda, han cambiado. MTV se ha decidido a recuperar sus Unplugged, esos desenchufados grabados en los 90, los momentos más mágicos para los fans de la música. La cadena ha escogido como primer protagonista del regreso a Bon Jovi, a quien se atribuye, precisamente, haber inspirado el formato de los conciertos acústicos para la televisión musical cuando en los premios MTV de 1989 acometió con Richie Sambora un Dead or alive sin artificios. Le seguirán Police, Mary J. Blige, Kenny Chesney y John Mayer. Pero las cosas no son iguales que entonces: ni la tele, ni los Unplugged ni Bon Jovi.

Hace un par de años que MTV se transformó en Estados Unidos en un laboratorio en el que experimentar combinaciones de reality shows y famosos venidos a menos, incluyendo músicos. Ese formato nutre ahora el grueso de una parrilla en la que toparse con un vídeo musical es cuestión de suerte. Probablemente por eso, el primer Unplugged retornó con un formato diferente y se ha emitido este fin de semana en Estados Unidos en tres versiones: una para la propia MTV que se pasó el viernes, uno más largo que se emitió ayer en VH1 --en el que la música es también como aguja en un pajar-- y otro que se puede ver hoy en el canal de country CMT.

Las tres emisiones, y los tres públicos, influyeron en la grabación del Unplugged de Bon Jovi, que tuvo lugar hace unas semanas en los estudios Steiner de Brooklyn. En el público se mezclaban gente trajeada, señoras de Nueva Jersey, algún fan del country con sombrero vaquero y periodistas. Lo difícil era ver jóvenes y, sin ellos, se hacía palpable la falta de energía y espontaneidad.

El propio grupo tuvo sus problemas para conectar con el público, mucho más alejado físicamente de la banda que en clásicos unplugged como el de Nirvana. Bon Jovi dejó espacio a la nostalgia pero centró el concierto en Lost highway, su último trabajo--y en el momento de la grabación inédito--. Parido en Nashville, en el disco han dejado entrar tantas influencias country que hacen difícil definir esa música como rock.

Sambora, que un par de días después de la grabación entró en una clínica de desintoxicación para alcohólicos, pasó la mayor parte del concierto sentado, y se vio obligado a disculparse por sus serias metedura de pata que obligaron a repetir más de dos veces la grabación de alguna canción. El diálogo entre Jovi y Sambora fue prácticamente nulo.

Noticias relacionadas

UNA MIRADA AL PASADO Con la ayuda del teleprompter, Bon Jovi repasó viejos éxitos. Entre los 20 temas del concierto --generosamente regados con dosis de hasta ocho violines y con las colaboraciones de Lee Anne Rhymes y American Rejects-- se colaron Bed of roses y una versión de Bad name tan llena de sur que acabó con versos como "Hit the road Jack" o "I like it like that". La evolución de la banda se manifestó en pequeños detalles, y frases como "come on, come on" eran sustituidas por "shalalalalala".

Las letras de Bon Jovi siempre han tenido un punto blando. Y, quizá por eso fue de agradecer que se decidiera a versionar un clásico contemporáneo incontestable. Cuando se escucha el Hallelujah de Leonard Cohen, casi da igual quien cante.