Ir a contenido

La Torre Mapfre será solo el 16° edificio más alto de España

Sevilla, Málaga y Bilbao superarán las torres gemelas de la Vila Olímpica

Santiago Calatrava ha diseñado para Valencia un complejo de más de 300 metros

X. B. / BARCELONA

El municipio de Barcelona, sabido es, tiene unos límites físicos muy precisos que lo constriñen. Mar, montaña y dos ríos. La ciudad, además, parece haberse autoimpuesto el único límite que le faltaba, la altura. Ningún edificio puede superar los 160 metros de la Sagrada Família. Así, el Hotel Arts y la Torre Mapfre (154 metros ambas) parecen destinados a ser durante mucho tiempo los edificios más altos de Barcelona. Pero el resto de ciudades españolas no se duermen. Madrid y Benidorm ya superan a las gemelas de la Vila Olímpica. Bilbao construye desde marzo otro hito arquitectónico y Málaga y Sevilla han presentado torres que superan a las de Barcelona.

El caso más parecido al barcelonés es el de Sevilla. Los 98 metros de altura de la Giralda suponían un techo imposible de romper. La extensión de la ciudad, gracias a la Expo 92, ha permitido a los sevillanos buscar un solar lo suficientemente lejos del monumento, donde no hacerle sombra, y poder así hacer añicos su récord. César Pelli ha diseñado una torre (Puerta de Triana) de 182 metros de altura que estará emplazado en la isla de La Cartuja.

VALENCIA, A TODO GAS

Con todo el edificio más alto de España, y también el segundo y el séptimo, se hallarán en Valencia si, finalmente, se lleva a cabo el proyecto que el arquitecto e ingeniero Santiago Calatrava ha preparado para la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Tres torres, de 308, 266 y 220 metros, con todos los usos posibles: oficinas, hoteles y viviendas. Los edificios llevan los nombres de las provincias de la Comunidad Valenciana, aunque el orden no parece seguir la importancia de ellas. Así, Torre Alicante no es, como cabría esperar, la segunda de las construcciones sino la tercera, por detrás de Castellón.

MADRID ARENA

El otro polo, ya muy avanzado, de hermanas mayores de las torres barcelonesas es el llamado Madrid Arena, pomposo nombre con el que se conocen los cuatro rascacielos que se levantan en lo que un día fue la ciudad deportiva del Real Madrid. Sus alturas oscilarán entre los 250 metros de la Torre Repsol y los 223 de la Torre Espacio.

Mientras, Barcelona parece adherirse a aquello de que el tamaño no importa y prepara un espectacular edificio, el de Frank Gehry en la Sagrera que, sin embargo, en cuanto a altura, será parecido a lo ya edificado: 148 metros, seis menos que las gemelas y cuatro metros más que la Torre Agbar.

Temas: Mapfre Empresas

0 Comentarios
cargando