Ir a contenido

La Ronda del Mig, premio Década de arquitectura

La rambla que cubre la vía rápida, mejor obra de 1997 según Souto Moura

ROSARIO FONTOVA / BARCELONA

La ordenación de la superficie de la Ronda del Mig ha obtenido el premio Década, un galardón de arquitectura que tiene cada año un jurado unipersonal, en este caso el arquitecto portugués Eduardo Souto Moura, y recompensa una obra hecha 10 años atrás. Proyectada por los arquitectos Jordi Henrich y Olga Tarrasó, la obra premiada consiste en una larga rambla que se identifica por sus palmeras alineadas, sus grandes macetas metálicas de acero cortén y sus peculiares farolas con luz horizontal.

La ronda consiste en un túnel de más de dos kilómetros, uno de los más largos de Europa en zona urbana, que durante muchos años fue la zona más ruidosa de la ciudad. La vía ha ido cubriéndose en una operación de gran envergadura con tramos que van cambiando de nombre y que se prolonga por Les Corts, Sants y la Bordeta. Souto Moura recuerda en el acta que la Ronda fue una obra con un programa complejo donde los proyectistas tuvieron que condensar funciones tan dispares como calle, jardín, párking y túnel. El arquitecto elogia el diseño y los detalles --es menos entusiasta con las farolas-- porque "son adecuados a la escala solicitada". También considera que el único material del mobiliario urbano, el acero cortén "le da consistencia y solidez" y que ha ganado con el tiempo.

El arquitecto señala que la obra es "de gran actualidad porque pone en cuestión a técnicos y políticos que desfiguran calles y arquitecturas creyendo resolver el tráfico con vías elevadas o soterradas a cielo abierto". Finalmente se felicita de que sin ser anónima, tenga un "contenido" protagonismo.

SIETE CANDIDATURAS Souto Moura ha examinado esta semana las siete obras que optaban al Década, propuestas por la Fundació Óscar Tusquets Blanca, con el único requisito de que hubieran sido finalizadas en 1997. Optaban la reforma de la Biblioteca de Catalunya (Joan Rodón); la biblioteca de la UPC (Artigues y Sanabria); Illa Metalco (Bach y Mora); Ca l'Ardiaca (Domènech y Amadó); Teatre Nacional de Catalunya (Ricardo Bofill), y Col.legi d'Enginyers de Camins (Urgell, Laviña, Godia, de la Villa, Obiol).