Ir a contenido

Els Pets desafían a sus fans con el disco más sensible

El conjunto de Constantí lanza 'Com anar al cel i tornar' el próximo viernes

Las nuevas piezas aluden a "la obsesión humana de amar y ser amados"

JORDI BIANCIOTTO / BARCELONA

Els Pets debe de ser el único grupo capaz de abrir sus conciertos en fiestas mayores con una canción que es, según informa Lluís Gavaldà, "una nota de suicidio de un hombre de 81 años tras la muerte de su mujer". Se refiere a Faig saber, una de las piezas del nuevo disco del grupo de Constantí, Com anar al cel i tornar, un trabajo que gira "sobre la obsesión humana de amar y ser amado" y que llegará a las tiendas catalanas este mismo viernes.

La nueva obra contiene una docena de viñetas sobre el universo afectivo, tramadas con el depurado lenguaje pop que Els Pets llevan desarrollando en los últimos años en discos tan loados como Respira y Agost. "Las nuevas canciones cubren desde el amor más idílico al más inmediato. Del amor paternal al desamor, pasando por el propio de 61 años de convivencia", explica Gavaldà, autor de la mayor parte del material con la complicidad de Joan Reig (batería). En el disco repite Brad Jones como productor e irrumpe la voz invitada de Raül Fernández (Refree) en dos cortes.

CADA DÍA MÁS TIERNOS

Parece que, con el paso de los años, en lugar de tener una visión de la vida más curtida e implacable, Els Pets, que rondan los 44, están cada día más tiernos y más sensibles. "Sí, lo cierto es que la edad nos está ablandando --admite un irónico Gavaldà--. Y tenemos menos pudor de mostrar nuestras debilidades. Ese es un signo de madurez, ¿verdad?"

Com anar al cel i tornar es un disco "hecho entre pañal y pañal", y marcado por la nueva agenda paternal de Gavaldà, que ha causado diversos retrasos en su grabación. La composición que le da título alude al momento en que "un amor toca techo e intuyes que va a decaer". Hay piezas más vitales (Hola i adéu, XL, Espurnes de coratge son tres ejemplos), pero esta toma el relevo de Agost como canción bandera intensa y emocional. "Nuestra vertiente lúdica todavía existe, pero ya no es la que pesa más en estos momentos. El público nos pide cosas nuevas y no queremos autoparodiarnos", reflexiona el cantante y guitarrista.

El problema podría llegar cuando se tiene que defender ese repertorio sensible en el marco de unas fiestas mayores, fuerzas contratantes de primer orden en el mundo del rock catalán. Pero la convicción de Els Pets parece no tener fisuras. "No necesitamos hacer música lúdica para que la gente venga a vernos", sentencia Joan Reig.

Temas: Els Pets

0 Comentarios
cargando