Ir a contenido

Martí Gironell: "'El pont dels jueus' une dos culturas"

ERNEST ALÓS / BARCELONA

Periodista y escritor

Besalú, 1972. Periodista de TV-3. Fue guía en las calles donde transcurre su novela. Hoy hay turistas que pasean con su libro.

Martí Gironell tuvo mala suerte en Sant Jordi. Inesperadamente, su libro arrancó como uno de los más vendidos... y los ejemplares se agotaron. Al fin, en la última semana, la cuarta, quinta y sexta ediciones de El pont dels jueus (Columna) han empezado a llegar a las librerías. Ya es el número uno.

--¿Cómo arranca tan fuerte el libro de un autor casi novel?

--La editorial hizo un gran trabajo invitando a 20 libreros a visitar los escenarios de la trama en Besalú. Y yo tiré de mi faceta de exguía para explicar por qué el puente no es recto, enseñar los huecos para la mezuzá en las puertas de las casas judías... Después, los libreros han hecho de prescriptores. Los comentarios que me hacen es que la novela apuesta por la narración y por la historia, algo que no es frecuente en la novela histórica catalana.

--En Catalunya, ¿la simpatía subterránea de muchos por la causa judía asegura el éxito?

--El legado judío fue muy grande, y aún no entiendo por qué fueron perseguidos. He querido tratar la posibilidad, que fue realidad en sitios como Besalú, donde cayeron los muros del call, de que cristianos y judíos se integrasen.

--¿Qué buscaba con la novela?

--Pretendo que, además de leer una aventura, el lector conozca cómo vivía aquella comunidad. Me gusta pensar que hay una corriente de simpatía por conocer otras culturas. El pont dels jueus es una metáfora de esta unión entre dos personas y dos culturas.

--Abundan los periodistas que triunfan con la novela histórica.

--Intento meter al lector en una realidad y que la comprenda. Y para eso utilizo mi oficio de profesional de la comunicación.