44 enfermos más en la sede de Gas Natural

La empresa instala cabinas de masaje para mitigar las lesiones

2
Se lee en minutos
ROSA MARI SANZ / BARCELONA

Los trabajadores de la sede de Gas Natural enfermos por el exceso de campo magnético de las oficinas de la Barceloneta ascendían ayer a 204, 44 más que cuando la empresa decidió cerrar el edificio el jueves día 1 y durante todo ese fin de semana para combatir la electricidad estática. La aparición de nuevos casos de lipoatrofia semicircular una vez corregido el clima seco con la instalación de humidificadores era de prever, ya que la afección tiene un periodo de maduración de entre dos y tres meses. Por tanto, no se descartan más.

Esta rara afección, por la que no ha causado baja ninguno de los mil empleados, se manifiesta con la pérdida de tejido adiposo en los muslos, y se ha manifestado en el 90% de los casos en mujeres, por tener más grasa en esa zona que los hombres. No provoca dolor ni requiere tratamiento alguno, ya que si se deja de estar expuesto a las causas que lo provocan desaparece en un plazo de entre seis y ocho meses, según las referencias del único caso semejante que se conoce, el que se produjo en un banco de Bruselas en 1995 y donde acabaron enfermando 900 trabajadores.

Sin embargo, para intentar mitigar esta lesión, que se asemeja a la hendidura que deja un calcetín, la gasística ha empezado a instalar en el edificio cabinas en las que cuatro fisioterapeutas harán masajes en la zona afectada una o dos veces a la semana. El lunes ya estarán a punto las cuatro previstas.

Paralelamente, los servicios médicos de la compañía están llevando a cabo un seguimiento y estudio sobre esta rara patología con los resultados de análisis, pruebas dermatológicas y físicas a los empleados. En Bélgica la enfermedad derivó en una investigación en la que se invirtieron tres millones de euros y concluyó que la causa estaba relacionada con las radiaciones iónicas que provocan la carga de electricidad estática en ambientes secos.

Noticias relacionadas

NUEVOS HUMIDIFICADORES

Aunque Gas Natural ha colocado en sus 20 plantas 45 humidificadores de gran tamaño y 16 pequeños para alcanzar los niveles de humedad aconsejables, que están siendo supervisados periódicamente por técnicos de la Conselleria de Treball, esta es una medida provisional. En los próximos días, y después de comprobar que en algunos rincones no llegaba el vapor que expulsan estos aparatos, la empresa tiene previsto colocar otros 20. La idea es, sin embargo, que la humedad conveniente se acabe generando a través del sistema de ventilación del edificio, algo que la gasística prevé tener a punto en un plazo de unos cuatro meses.