Ir a contenido

El Circ Cric cancela la gira por el papeleo al que se ve obligado

Las compañías reclaman que la Generalitat regule el sector

La Conselleria de Cultura anuncia que habrá ayudas pero no especifica cuáles

GEMMA TRAMULLAS / BARCELONA

La Generalitat está dispuesta a estudiar medidas para ayudar al circo, pero esta declaración de intenciones no ha evitado la cancelación de la gira del Circ Cric de Tortell Poltrona tras varios intentos fallidos de actuar en las comarcas de Tarragona. El Cric, que acaba de cumplir 25 años como circo itinerante, ha desmontado su carpa y ha anulado todas las funciones, incluyendo las del mes de abril en Barcelona. "Solo pedimos que la administración regule el marco legal del circo", decía ayer el mánager del circo, Pep Garcia, saturado después del "calvario" burocrático de las últimas semanas, que les han impedido actuar en Tortosa, Valls y Reus.

RESTRICCIONES

El otro circo catalán en gira actualmente, el Raluy, que difiere del Circ Cric en cuanto a concepto artístico pero tiene una estructura similar, expresó ayer su solidaridad con la decisión de la troupe de Poltrona. "España es el país más problemático de Europa a la hora de obtener permisos para instalarte en un espacio --comentó Carles Raluy--. Las autoridades nos ponen restricciones como si fuéramos un circo de 10 plantas. Para algunos ayuntamientos el circo es el último residuo de la sociedad y no nos tratan como perros pero poco les falta".

En la misma línea, Garcia denuncia con ironía que se les piden "papeles que no están ni en Salamanca" y explica que nunca saben si el permiso para instalar la carpa se lo va a dar la Conselleria de Cultura, la concejalía de Via Pública, la policía municipal, los bomberos o, como les pasó en Sant Boi de Llobregat, en Medi Ambient. "Esto no es una feria, el circo es cultura --añade--. Nuestro interlocutor tiene que ser Cultura. ¿O es que alguien se imagina al gerente del Cirque du Soleil, salvando las distancias y el volumen, tratando con el responsable de Via Pública del ayuntamiento de Barcelona?"

Hace apenas un mes, Tortell Poltrona ya planteó estas carencias al conseller de Cultura, Joan Manuel Tresserras. Ayer, un portavoz de Cultura insistió en que la intención de la Generalitat es ayudar al circo pero no precisó qué medidas se estudiarían. De hecho, hace dos legislaturas, el entonces diputado Ernest Benach, hoy presidente del Parlament, presentó una ley del circo que no se pudo tramitar por falta de tiempo.