El descanso republicano

La asociación Dones del 36, cuyas integrantes divulgan sus experiencias durante la guerra civil, dice adiós en un emotivo acto en el Saló de Cent del ayuntamiento

Se lee en minutos

JUAN RUIZ SIERRA / BARCELONA

Hace 10 años varias mujeres entraron en una solemne estancia municipal, explicaron su proyecto asociativo y recibieron un premio por él. Ayer, 10 años después de aquel día, la misma asociación dijo adiós en el mismo lugar.

La solemne estancia municipal era el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona, el premio era el 8 de Març Maria Aurèlia Capmany y la asociación era Dones del 36, cuyo trabajo ha consistido en todo este tiempo en divulgar en institutos, facultades y centros cívicos sus vivencias como republicanas durante la guerra civil. Su despedida, no podía ser de otra manera, obedece al inmisericorde paso del tiempo. "Fue un proyecto innovador que iniciamos cuando nosotras rondábamos los 80. Ahora, cuando rondamos los 90, creemos que ha llegado el momento de jubilarnos", dijo ayer la presidenta Trinidad Gallego --nacida en Madrid en 1913 y antigua reclusa de la prisión de Amorebieta-- durante un emotivo acto en el que, entre otras, no estuvieron presentes Rosa Cremón, Isabel Vicente o Enriqueta Gallina, mujeres que formaron parte de la asociación pero ya han fallecido.

De 15 días a 10 años

Por si hicieran falta, ahí van las cifras. En todo este tiempo, las integrantes de esta asociación han impartido 400 charlas a las que han atendido cerca de 22.000 personas, han concedido 200 entrevistas y sus testimonios han aparecido en 29 libros, entre ellos, claro está, el que ayer se presentaba, titulado Les Dones del 36, un silenci convertit en paraula 1997-2006, que recoge toda la historia de un proyecto que, según explicaron sus miembros, iba a tener una duración de 15 días y ha acabado durando 10 años.

"Nosotras no somos historiadoras, pero hemos hecho historia en primera persona. No somos conferenciantes, pero hemos sabido tomar la palabra", explicó Josefina Piqué, motor de la asociación y apodada "la niña del 36" por ser de edad inferior al resto de sus integrantes. Estas mujeres tomaron la palabra, además, en un momento en el que poco se escuchaba de la tan actualmente en boga memoria histórica.

"Esto, el último día de una de las asociaciones que más ha hecho por la ciudad, es una fiesta", sostuvo la concejala de Mujer y Derechos Civiles del consistorio, Pilar Vallugera (ERC). Y, aunque hubo alguna lágrima entre un auditorio que dejó el Saló de Cent sin espacios libres, lo fue. Trinidad Gallego, la nonagenaria presidenta, quitó todo tipo de gravedad a un acto en el que también estuvo presente la tercera teniente de alcalde Imma Mayol (ICV). "No hace falta que use el micrófono --dijo-- yo hablo muy fuerte".

Después de Gallego habló Piqué, "la niña del 36", quien ofreció toda una clase de cómo dar una charla sin usar ningún papel. "He estado preparándome el guión durante los dos últimos días --explicó al comienzo de su intervención--, pero me lo he dejado en casa".

En la cadena COPE

Te puede interesar

"Los hombres hacen cosas importantes --sostuvo Piqué-- "declaran la guerra, salvan la patria... Pero, ¿y las mujeres?". Las mujeres, o al menos las mujeres del 36, una asociación que se define inequívocamente "de izquierdas" consiguen cosas como hablar de sus experiencias republicanas ante los micrófonos de la cadena COPE o como que un adolescente de 14 años que nada sabe de lo que ocurrió durante la guerra civil se emocione al escuchar sus testimonios.

"Pero ahora hemos decidido que ya bastaba de dar charlas como asociación", concluyó Piqué. "¿Por qué? Por la edad avanzada. Pero, tranquilos, seguiremos dando charlas a título individual".