Ir a contenido

Les Corts cierra las tardes 'light' para adolescentes de Up&Down

El local niega que en su interior se sirva alcohol al público de 14 a 16 años

PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

Los adolescentes que acuden semanalmente a una de las dos únicas sesiones light (sin alcohol) que se ofrecen en discotecas de Barcelona se quedarán este fin de semana sin poder pasar de la puerta de Up&Down. La conocida discoteca de Pedralbes, que hasta ahora funcionaba con esta licencia especial para las tardes, con acceso limitado a chicos de 14 a 16 años, no ha logrado la renovación. Los responsables del local denunciaron ayer que su clientela se queda prácticamente sin opciones legales de diversión en la ciudad y el ayuntamiento replicó que el recinto acumuló denuncias por consumo de alcohol e incumplimiento horario.

La disco Up&Down, que durante años fue un referente de la noche más pija de Barcelona, llevaba cinco años ofreciendo sesiones light para los más jóvenes, los viernes y sábados de 17.00 a 21.00 horas. Los sábados, el día de más éxito, cerraban puertas con el aforo completo tras acoger a unos 750 clientes y dejar a decenas en la calle. La licencia para esta actividad se otorga anualmente previo visto bueno de ayuntamiento y Generalitat y permite el acceso exclusivo o los adolescentes de 14 a 16 años. El requisito fundamental es que el alcohol del local esté guardado bajo llave y no se exhiba publicidad de bebidas alcohólicas ni tabaco durante las sesiones.

Según fuentes de la sala, el origen del conflicto radica en la denuncia de unos padres cuyo hijo supuestamente habría ingerido alcohol en el local. El personal de Up&Down asegura que no pudo beber en la discoteca, donde el consumo es imposible, ya que solo se sirven refrescos, y donde se realizan estrictos controles de edad en la entrada, insisten.

EXPEDIENTE

Por contra, la concejala del distrito, Montserrat Sánchez, explicó ayer a este diario que la denuncia fue por un coma etílico y que el parte de los Mossos indica que se produjo en la sesión light. La edil agregó que durante el último año se realizaron varios requerimientos a los responsables de la sala por incumplimientos de horario y por problemas en la vía de evacuación.

Con dicho expediente, con una acumulación de problemas --detalló Sánchez--, la Generalitat no dio el visto bueno a la nueva licencia a final del 2006. Como la sala continuó abriendo este año, se procedió a enviar la patrulla de inspección.

El pasado fin de semana la Guardia Urbana realizó una inspección. Según Carles Domínguez, director adjunto de la sala, no se encontró ninguna irregularidad, aunque se constató que funcionaba como establecimiento light sin licencia. Al carecer del nuevo permiso, el distrito de Les Corts les indicó hace unos días que no podían seguir ejerciendo dicha actividad.

NUEVA ETAPA

Domínguez señaló ayer que a partir de ahora el local abrirá las tardes de fin de semana como disco común de tardes, para mayores de 16 años. El hecho de que estos coincidan con clientes mayores de edad supone que el alcohol puede estar expuesto y será accesible al público de más de 18 años (con un distintivo en la mano). Para el responsable de la sala es una incongruencia que se elimine la sesión light, que garantiza que los chicos están en un entorno controlado y donde, según él, "ni se bebe ni se fuma ni se toman drogas y solo bailan y se divierten".

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.