Calasso eleva a obra literaria las solapas de los libros

1
Se lee en minutos
ELENA HEVIA / BARCELONA

Roberto Calasso no es solo un exquisito autor italiano preocupado por las cosmogonías hindús o las mitologías clásicas, también es uno de los más ilustrados editores europeos desde su sello, Adelphi. Hace cuatro años, coincidiendo con el 40 aniversario de la casa editora, Calasso hizo un alto para seleccionar de entre sus 1.600 libros los textos de 100 solapas. El resultado esCien cartas a un desconocido,que edita su par, Jorge Herralde, en Anagrama. Un centenar de microejercicios literarios que pese a ser anónimos en su momento tienen el sello del mejor Calasso, que hasta hace relativamente poco escribía personalmente todas sus solapas.

CONEXIONES

Noticias relacionadas

El pasado jueves en Barcelona, el italiano explicó el hilo secreto que mantiene unidos esos 100 títulos: "Tienen una conexión sutil que solo se concreta en la cabeza del lector". ¿Un ejemplo? Poner juntos a dos austriacos y recalcitrantes enemigos como Krauss y Von Hofmmansthal. Junto a ellos, títulos tan alejados como la vida de San Ignacio de Loyola, las memorias de una encargada de burdeles de lujo a principios del siglo XX,La insoportable levedad del serde Kundera yLolitade Nabokov.

Para editar, dice Calasso, hay que estar dispuesto a perder algo de dinero y amar los libros por encima de todo. Y apunta la receta para la transmisión de ese amor al escribir solapas: "Es una tarea difícil porque el lector siempre sospecha que le quieren engañar. Así que hay que redactarlo como una pequeña miniatura, pero sin renunciar a algunas pequeñas astucias, algún tipo de gancho, que incite a comprarlo. Y además está el hecho de que una vez leído el libro, el lector puede volver a repasar las promesas que se le han hecho previamente".