Bieito da de lleno en la diana

2
Se lee en minutos
GONZALO PÉREZ DE OLAGUER

'Plataforma', el montaje de Calixto Bieito basado en la novela de Michel Houellebecq, ha recalado en el Romea. La pieza llega a Barcelona tras ser estrenada en agosto en Edimburgo y representada en Madrid. Los periodistas Gonzalo Pérez de Olaguer y Ramón Vendrell contraponen sus impresiones sobre la obra. Los lectores también podrán opinar en el foro de iCult (www.elperiodico.com).

El espectáculo creado por Calixto Bieito a partir de la novela de Michel HouellebecqPlataforma(2001) es uno de los mejores vistos aquí en los últimos años. Por un lado tenemos un texto comprometido, políticamente incorrecto, que plantea cuestiones actuales y por otro una interpretación coral de mucha altura y una en particular, la de Juan Echanove, extraordinaria. Y todo a través de una historia de turismo sexual tratada sin concesiones y con sensibilidad. En el estreno hubo fuertes ovaciones y ningún rechazo, pese a las películas porno que se proyectan, el lenguaje provocativo, las acciones sórdidas entorno al sexo y la continua presencia de una mujer desnuda, que emana poesía.

Plataformacuenta la historia de Michel (Echanove), un funcionario solitario y aburrido de su vida que, hastiado de lospeep showy de las cabinas pornográficas, viaja a Tailandia, obsesionado por el sexo. Houellebecq retrata las miserias de Occidente y sus relaciones con Oriente y lanza un canto al amor. Oratorio teatral estructurado con monólogos del protagonista y de sus compañeros de viaje, que cuentan sus "hazañas" y dan su posición moral ante temas concretos.

Noticias relacionadas

Crítica social y provocación. El autor lanza dardos envenenados --"Hemos creado un sistema de vida en el que ya no podemos vivir" o "Mientras exista el islam no podrá haber concordia en el mundo"-- y plantea debate. En escena está, entre masturbaciones y pornografía, la base de una reflexión sobre monoteísmos, el catolicismo, el racismo, la hipocresía social. Y un bello discurso sobre el amor. ¿Muchos temas? Pues sí, pero plantearlos es un objetivo de un teatro comprometido.

Una estructura giratoria de Alfons Flores permite ver tres espacios: una barra por la que corre el alcohol, el salón de un hotel y unpeep-show. Espacios para seis espléndidos actores que mantienen la tensión y el silencio del público. Echanove emociona: humano, grande, profundo. Marta Domingo enamora desde la sensibilidad. Carles Canut, Mingo Rafols, Lluís Villanueva y Boris Ruiz tienen su momento de gloria, en los que lucen su categoría. Belén Fabra resuelve con exquisita autoridad su difícil personaje, obligada a estar desnuda toda la función. El mejor Bieito de los últimos años.