Ir a contenido

Mankell se propone que su lector sienta "rabia" por África

El 'padre' del inspector Kurt Wallander recibe el premio Pepe Carvalho

El alcalde de Barcelona le propone que sitúe su próxima novela en la ciudad

ERNEST ALÓS / BARCELONA

Henning Mankell recogió ayer en Barcelona el premio Pepe Carvalho y ofreció a cambio varias novedades a sus seguidores, que podrán conocerlo personalmente hoy en el Teatre Romea. Habrá un par más de novelas protagonizadas por Linda, la hija del inspector Wallander, en las que este aparecerá, pero no llegará a abrir una nueve serie propia, y el próximo lunes empezará a escribir su nuevo libro, un thriller protagonizado por una jueza. Además de estas últimas noticias, también explicó que intenta llevar a sus lectores a sentir "rabia", "vergüenza" y una "indignación profunda" por la situación de África y la responsabilidad de Occidente.

Mankell, que dirige el Teatro Nacional Avenida de Maputo (Mozambique), ha volcado en su última novela publicada en España, El cerebro de Kennedy, su ira por la "catástrofe" del continente y "el uso de personas como conejillos de indias". Aunque también quiso recordar que África "no solo muere, sino que también vive" y tiene un brillante futuro, ayer no ahorró ejemplos de cuál es el trágico presente.

TESTIMONIO

"Swazilandia tiene una autopista: los domingos solo se puede circular por un carril, el otro está ocupado por la gente que va a funerales de personas muertas por el sida"; "en Mozambique se infectan cada día por el VIH 700 personas, un cuarto de millón en un año, en un país de 17 millones de habitantes"; "hay más médicos de Malawi trabajando en la ciudad de Manchester que en todo Malawi, la fuga de cerebros es enorme"; "es más barato comprar un esclavo negro hoy que en 1820..."  "Es responsabilidad de la humanidad" y de Europa, que "debería tener como capital simbólica no Bruselas, sino las Canarias o Lampedusa", concluyó.

Invitado a participar en los actos del encuentro Bcnegra, Mankell ofreció su definición del género. Según él, la pura "especulación" detectivesca, al estilo CSI es estéril. La novela negra debe en cambio "mirar el crimen como un espejo de la sociedad", una situación en la que, desde la tragedia griega, "se ven con intensidad las relaciones entre las personas y la sociedad" y que "explica cómo son los seres humanos".

NOVELA NEGRA Y SOCIAL

Esta visión comprometida del género --"la idea de que la literatura puede tener un impacto en el mundo"-- es, según Mankell, lo que le "conecta" con Manuel Vázquez Montalbán, en cuya memoria se ha creado el premio Pepe Carvalho que ayer recibió en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona. Por la mañana, el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, se entrevistó con el autor, a quien le pidió que Barcelona, presente en pasajes de El cerebro de Kennedy, protagonice alguna de sus futuras obras.