Ir a contenido

IAN PAICE BAND, más Deep Purple

JORDI BIANCIOTTO

ARTISTA Ian Paice Band

LOCAL Bikini

DÍA 27 de enero

La rutina disco-gira y la dependencia de un repertorio con escasas innovaciones, todo ello sostenido durante cerca de 40 años, puede arruinar el cuadro clínico de cualquiera. Y hasta Ian Paice, cuya carrera es una de las más previsibles de la historia del rock, se ha permitido la licencia de apartarse de su hoja de ruta en busca de aquellos destellos de excitación que se perdieron entre los muros de un pabellón deportivo hace algunos lustros.

Lo curioso es que, llegado el momento, la Ian Paice Band, construida tras practicar una opa al grupo italiano Moonstone Project, no desvela ambiciones secretas, sueños privados, ni pasiones excéntricas. El batería de Deep Purple ha montado un grupo paralelo para seguir tocando, libremente y a su antojo... más canciones de Deep Purple. En el mundo de Paice, el desafío más cegador, la apuesta más rompedora, consisten en no tocar Smoke on the water ni Highway star, y abrir espacio para otras canciones del grupo. Lo cual garantiza, eso sí, un poco de diversión a los abnegados fans.

La meta de Paice y compañía es reproducir con fidelidad el sonido de Deep Purple, y en Bikini tuvimos el órgano Hammond, la guitarra blackmoriana (Matt Filippini, líder discreto) y, en Might just take your life, unas segundas voces calcadas a las de Glenn Hughes. El cantante está más en forma que Ian Gillan, y su Child in time fue totémico. Desde las baquetas, Paice operó con su tradicional mezcla de intensidad y técnica (sus aficiones jazzísticas le delatan), dirigiendo funcionales tomas de Into the fire y Speed king.

Hubo préstamos gratuitos de Jimi Hendrix, Free y Bad Company, y significativos guiños a David Coverdale

(Stormbringer, Mistreated). Canciones desterradas en la actual etapa de Deep Purple cuya revisión nos lanzó un susurro al oído: Ian Paice se aburre.

Temas: Deep Purple

0 Comentarios
cargando