Ir a contenido

Los empresarios de Can Batlló denuncian trabas para reubicarse

Reclaman al ayuntamiento que tutele el traslado para no perder empleos

PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

Las 80 empresas, con unos 600 trabajadores, que sobreviven en el recinto industrial de Can Batlló, en Sants-Montjuïc, acabarán el 2006 con la misma incertidumbre sobre su futuro que en los últimos años. La reciente aprobación del plan urbanístico que supone el traslado de los talleres y empresas no ha resuelto el problema. Los afectados iniciarán movilizaciones si la inmobiliaria Grupo Gaudir no cumple sus promesas y el ayuntamiento no tutela el proceso de reubicación.

ENGAÑADOS

Fuentes de la Asociación de Industriales de Can Batlló afirman que el colectivo que resiste (más de 100 empresas con más de un millar de empleados se han marchado o han tenido que cerrar las empresas al finalizar sus contratos) se siente "engañado" por haber confiado "en el diálogo" para desencallar la reordenación de la zona.

Los 144.292 metros cuadrados que ocupan acogerán 1.377 pisos, equipamientos y zonas verdes. El conflicto radica en el traslado de las empresas a terrenos del Consorcio de la Zona Franca. Las nuevas instalaciones no estarán listas hasta principios del 2008 y los propios empresarios tendrán que acondicionarlas y dotarlas de servicios. Los afectados se quejan de que les ofrecen un espacio estructurado en pisos, cuando ellos necesitan --por su infraestructura-- estar en plantas bajas. "No hay techo para todos", denuncian. La empresa Gaudir, consultada por este diario, no se ha pronunciado.

Los empresarios calculan que el traslado no será posible hasta el 2009 y se quejan de que la inmobiliaria no está dando las facilidades prometidas. "Nos dijeron que nos renovarían los contratos hasta el momento de reubicarnos y ahora nos están cambiando las condiciones continuamente", denuncian. Un portavoz destaca que muchos talleres carecen de medios para asumir dos traslados en dos años (primero el de las naves que antes se derriben a otras naves del recinto, y después de estas a la Zona Franca).

Acusan al ayuntamiento de "no tutelar ni supervisar" la gestión de la reubicación, como pactaron, lo que pone en peligro la continuidad de unas 60 empresas que carecen de contrato indefinido.

Los afectados se reunirán en enero para decidir en asamblea qué tipo de movilización emprenden. El presidente del grupo municipal de CiU, Xavier Trias, reclamó ayer al ayuntamiento que se implique más y garantice el futuro de las empresas.