Ir a contenido

Colectania muestra la evolución de la fotografía en el siglo XX

La fundación exhibe 70 instantáneas de la colección de Lola Garrido

MARTA JULIÀ / BARCELONA

Sus ojos les delatan

Fundación Foto Colectania. Julián Romea, 6. Hasta el 24 de marzo del 2007. Entrada gratuita.

En casa, Lola Garrido solo tiene dos fotografías colgadas, y una no le gusta. En cambio, guarda en cajas su colección de entre 600 y 800 instantáneas que empezó hace 20 años. "Es el momento de desprenderme de ella, de exponerla", confiesa Garrido.

La ocasión le ha llegado por decisión de la entidad de la que es directora artística, la Fundación Foto Colectania, que el próximo mes de enero cumplirá cinco años y quiere celebrarlo con una muestra de fotografías de alto nivel. "La colección de Lola era la mejor forma de demostrar que el trabajo de la fundación funciona", afirma el director de la institución, Pepe Font de Mora.

LOS

AUTORES

La exposición de Colectania, que se prolongará hasta el próximo 24 de marzo, cuenta la evolución de la fotografía desde principios hasta finales del siglo XX. En el recorrido figuran autores históricos como Rodchenko, Dorothea Lange, Man Ray, Cartier-Bresson, Robert Capa y Edward Steichen, y artistas contemporáneos como Philip-Lorca diCorcia, Nan Goldin y Gregory Crewdson. La selección pone a la vista del público un total de 70 fotografías que Garrido ha agrupado bajo el título de Sus ojos les delatan, ya que ponen en evidencia al sujeto fotografiado y al propio fotógrafo. "A la hora de hacer una instantánea, los ojos de los artistas delatan su personalidad", subraya Garrido, quien a la vez asegura que, a los coleccionistas, los ojos también les delatan: "En esta selección me he retratado, ya que he escogido cosas que tienen que ver con mi vida", dice.

Lola Garrido empezó a comprar las obras porque amaba la fotografía. Al principio era una "coleccionista blanda", que adquiría las instantáneas que le emocionaban, como Icy night, de Stieglitz. Pero con el tiempo se convirtió en una coleccionista más exigente, y ahora solo compra aquello que le impresiona, con el resultado de sumar una fotografía nada tranquilizadora. La muestra es mayoritariamente de esta segunda etapa, explica.

En la exposición hay piezas de nombres consagrados que "no pueden faltar en ninguna colección", como Capa (Muerte de un soldado republicano), Man Ray (una copia de Cadeau) y Robert Mapplethorpe (Catérine Milionare). Tampoco faltan representantes españoles como Chema Madoz (Sin título) y Cristina García-Rodero (Georgia). Y una clara apuesta por la fotografía contemporánea, con piezas como Mario y Brian, de Philip-Lorca diCorcia.

0 Comentarios
cargando