Ir a contenido

El Maremàgnum no renovará los contratos al ocio nocturno

La autoridad portuaria autoriza la venta del complejo al fondo holandés Corio

El nuevo propietario deberá centrarse en la oferta comercial y para público familiar

RAMON COMORERA / BARCELONA

La nueva orientación del complejo del Maremàgnum, en el Port Vell, acaba de pasar el último trámite. El consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Barcelona (APB) ha aprobado finalmente la venta al fondo de inversión holandés Corio, operación que fue pactada en julio por 122 millones. Al sancionar el cambio, la APB ha formalizado también el nuevo enfoque del recinto hacia el comercio y el ocio familiar y diurno con el fin de erradicar los incidentes y los problemas de seguridad de los últimos años. Para hacer la transición, el nuevo dueño se compromete, según informaron ayer fuentes de la APB, a no renovar los contratos de los locales nocturnos.

La creciente conflictividad registrada en estos establecimientos culminó en el 2002 con la muerte del joven ecuatoriano Wilson Pacheco en una acción de los porteros de uno de los locales. La APB tomó entonces la determinación de promover un cambio progresivo de las actividades.

RECINTO PIONERO

El Maremàgnum había abierto sus puertas en 1995 como una muestra del cambio de la fachada marítima de Barcelona una vez celebrados los Juegos Olímpicos. Entonces fue el primer complejo lúdico y comercial ubicado a la orilla del mar que se promovió en España. El ocio nocturno generó el gran éxito de los primeros años. Sin embargo, la situación comenzó después a degenerar con frecuentes incidentes.

Tras la muerte de Pacheco, el Maremàgnum sufrió una importante crisis de público que llevó finalmente a proyectar una profunda reforma. Con una inversión de 14 millones y 18 meses de obras, el nuevo complejo comenzó a funcionar hace un año reduciendo la oferta nocturna a la segunda planta y dando preferencia a la actividad comercial y al ocio diurno y familiar.

TODO EL AÑO

Es el único centro de la ciudad que abre todos los días del año, periodo en el que recibe 12 millones de visitantes. En sus 22.000 metros cuadrados acoge tiendas de moda, restaurantes, locales de ocio, cines y un aparcamiento.

La operación financiera que el consejo de administración de la APB aprobó en su reunión del pasado 25 de octubre supone que Corio compra a Crédit Suisse el 100% de la sociedad Odisea 2000, gestora del complejo. La compraventa requería la aceptación del puerto porque es el ente titular del recinto del Port Vell, un espacio cedido en régimen de concesión administrativa que expira en el 2049, aunque el propietario puede ampliar este plazo.