Ir a contenido

Los primeros pisos de Can Batlló se alzarán en el 2007

El proyecto final para convertir el eje fabril en residencial ya ha sido aprobado

Los industriales denuncian que aún no hay acuerdos para irse a la Zona Franca

PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

Tras una década de negociaciones y proyectos fallidos, los primeros pisos que se ubicarán en el actual recinto industrial de Can Batlló comenzarán a construirse el tercer trimestre del 2007 y se pondrán a la venta en los próximos meses. La inmobiliaria Grupo Gaudir dio a conocer ayer el proyecto arquitectónico para la transformación de 144.292 metros cuadrados, donde levantarán 1.377 viviendas entre libres, concertadas y de protección oficial. El anuncio de la empresa llega tres semanas después de que la subcomisión de Urbanismo aprobase definitivamente al proyecto, sin que se haya publicado oficialmente todavía. Los empresarios que trabajan en los talleres del recinto lamentaron ayer la falta de información al respecto.

El traslado de las 86 empresas que siguen en la zona --según datos de la Asociación de Industriales de Can Batlló-- sigue siendo el punto negro de la operación urbanística. Los primeros pisos --270-- anunciados por el grupo promotor formarán parte de la primera fase, con el nombre de Gaudir Magòria. Esta construcción no tendrá demoras porque los terrenos donde se levantarán ya están libres, destacó la empresa, que todavía no dispone de precios. Las siguientes fases se irán completando hasta el 2011.

Poco más del 30% del total de viviendas serán de protección oficial. Si se suman los pisos dotacionales que se levantarán en la zona de equipamientos, la vivienda protegida alcanza el 40%, muy por debajo de las demandas de las entidades vecinales. No obstante, la ubicación de los futuros hogares, entorno a un gran parque (con un total de 4,7 hectáreas de zona verde) ha sido pactado con las asociaciones del barrio.

20% DE ALQUILER

Gaudir levantará las viviendas libres y concertadas, que tendrán una dimensión media de 80 metros cuadrados, los bajos comerciales y un total de 2.000 plazas de párking, además de urbanizar las nuevas calles, con una inversión de 450 millones de euros. Más de un 20% serán de alquiler, ya que la proximidad de la Ciutat de la Justícia y la Fira puede generar la presencia de residentes de paso.

Enric Batlle, responsable del proyecto arquitectónico Gaudir Nou Centre, explicó que el parque ejercerá de elemento central y que comunicará el espacio de arriba a abajo y de izquierda a derecha, abriéndolo a cualquier vecino de Sants-Montjuïc. De hecho, el diseño conserva una fachada con una entrada situada en la Gran Via. La recuperación de los espacios fabriles que se preservarán correrá a cargo de las distintas administraciones que promuevan los equipamientos, como ya avanzó este diario. La nave central del recinto, por ejemplo, será la sede de la Conselleria de Medi Ambient.

La creación de este nuevo eje residencial supondrá la llegada de unos 4.000 vecinos a la zona, además de la mejora de la conexión entre la Gran Via y el barrio de la Bordeta.

El proyecto sigue ensombrecido por la falta de acuerdo con las empresas que sobreviven en el recinto. La directora general de Grupo Gaudir, Carmen Escribá, aseguró que gracias a una supuesta renovación de contratos, muchos empresarios podrían mudarse en condiciones ventajosas a la Zona Franca. Aseguró que 174 contratos siguen vigentes. La Asociación de Industriales de Can Batlló, por contra, ha denunciado en numerosas ocasiones que muchos talleres han ido desapareciendo ante la finalización de los contratos. "En 1999 éramos 210 empresas y ahora quedan 86" (la mayoría de empresarios tiene más de un contrato), señalaron fuentes de los afectados.