Ir a contenido

Mercury revive en Londres con un musical y una gala

Varios actos recuerdan al cantante de Queen, que hoy habría cumplido 60 años

NÚRIA MARTORELL / PARÍS / ENVIADA ESPECIAL

Freddie Mercury hubiera cumplido hoy 60 años. Fue una leyenda ya en vida. Extravagante. Carismática. E irrepetible. Marcó una época y una huella imborrable en la historia de la música. El 23 de noviembre de 1991 anunció que tenía el sida. Murió al día siguiente. Hace 15 años que su potente voz se apagó. Pero no su espíritu. Provocador y libre.

Una actuación especial hoy, en Londres, de Brian May y Roger Taylor, dentro de una gala benéfica para conmemorar el 60 aniversario de Mercury, reanima su memoria. Además, el viernes en la sala Bikini de Barcelona la banda argentina Dios Salve a la Reina recordará su figura con un concierto. Pero lo mejor aún está por llegar. Anoche, el teatro Olympia de París acogió el musical Queen, It's a kinda magic! que el 14 de septiembre se instalará en el teatro Tívoli de Barcelona. Un montaje que recupera su fascinación por el espectáculo, su pasión por vivir intensamente, sus gestos y ademanes, y todo su glamour, al ritmo de 21 de sus canciones. Este show está basado en la gira que Queen de 1986. Las actuaciones recuperan el excéntrico vestuario que lució Mercury, amante de las mallas ajustadas, combinaciones osadas y telas brillantes.

No faltan himnos como Bohemian rapsody, We are the Champions y la pieza que da título a la obra. Serán 10 funciones (hasta el 24 de septiembre), con un osado protagonista, el cantante Craig Pesco, que se atreve a abordar la original música y personalidad de Mercury durante las dos horas que dura el animado show.

Lo cierto es que el recuerdo de Queen está más presente que nunca. El grupo, que persiste en reflotar la marca sin su malogrado líder, además de participar al homenaje de esta noche en el Dominium Theatre de Tottenham Court Road, se prepara junto al actual cantante, Paul Rodgers, para afrontar una nueva aventura. En octubre se encerrarán en un estudio para dar forma al que será el primer compacto del grupo desde Made in heaven, posterior a la muerte de Mercury.

Hablando de homenajes, la situación más inexplicable ha tenido lugar en su ciudad natal. En la isla Zanzíbar (Tanzania) iba a realizarse el pasado sábado una gran fiesta en la playa en su honor que acabó siendo cancelada. ¿El motivo? "Mercury había violado el islam con su vida extravagante". Así lo aseguró el líder musulmán Azan Khalid, de la Asociación por la Movilización y Propagación Islámica de Zanzíbar. "Por eso lo tildaron de reina", dijo Khalid en referencia al nombre de la legendaria banda británica, agregando que cualquier cosa que vincule a Mercury con la población musulmana de Zanzíbar es ofensiva.

Farookh Bulsara (su verdadero nombre) combinó rock, jazz, ópera y música de baile. Con su prodigioso registro vocal cubría tres octavas y media, lo que le permitía penetrar en una gran variedad de estilos musicales. ¿Quién no recuerda su duelo de gorgoritos con Montserrat Caballé en su célebre interpretación de Barcelona?

Los Queen se convirtieron en el símbolo de la pompa y la teatralidad del rock nacido en los años 70, conquistando el mundo en 1975 con su disco A night at the opera. Y Mercury se transformó en un mito de la música, tanto por su inimitable estilo como cantante (combinando la energía del rock con el lirismo del bel canto) como por su faceta de icono gay. Dejó un legado artístico que muchos quieren exhumar. Y es que ya lo escribió Mercury una de sus más míticas canciones: "El show debe continuar

0 Comentarios
cargando