Bieito enciende Edimburgo con la controvertida 'Plataforma'

Echanove logra el premio al mejor actor del festival por su gran trabajo

3
Se lee en minutos
ELENA HEVIA / EDIMBURG / ENVIADA ESPECIAL

Juan Echanove lo advirtió:Plataformade Calixto Bieito es un material altamente explosivo, pero la detonación no vino en la noche del miércoles en el teatro Royal Lyceum de Edimburgo donde la obra tuvo su estreno mundial, por la abundancia de sexo ni por lo escabroso de su tema --el turismo sexual-- ni por la presunta incitación al odio racial que contiene la novela original. La explosión --metafóricamente hablando-- se produjo por la excelente interpretación de un soberbio Juan Echanove en el papel de Michel, un triste funcionario asqueado del mundo que le ha tocado vivir y que encuentra la redención en el amor --¿por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?-- de una ejecutiva de la empresa turística.

El trabajo de Echanove ha impresionado tanto a los británicos que le ha valido el premio a la mejor interpretación del festival. Fue Echanove, señor absoluto del escenario, quien se llevó los aplausos más encendidos y eso que los escoceses no son por lo general demasiado expresivos a la hora de demostrar su agrado en la platea. De hecho, el director del festival, el carismático Brian McMaster, responsable en buena medida de la proyección internacional de Bieito, fue claro, rotundo y conciso calificando la obra:"Magnífica".

No todas las apuestas que McMaster ha hecho por Bieito han sido tan bien acogidas. Por eso la buena recepción dePlataformapuede considerarse un final feliz ya que éste es el último año de su mandato.

Buena prueba del éxito de Bieito es que, al igual que las estrellas del rock, tiene sus seguidores incondicionales, algunos de ellos, como una pareja de italianos que fueron a saludarle a la salida del teatro, le siguen de estreno en estreno."Hemos visto todos sus montajes operísticos. Es un gran creador, y en esta obra lo ha demostrado",dijeron.

VIOLENCIA Y FURIA

Plataforma, el montaje, es una obra muy dura y a la altura de las expectativas. Era previsible, si Bieito ha sido capaz de encontrar violencia, furia y sexualidad desatada en clásicos aparentemente más inocentes, qué no hará en la ponzoñosa de Houellebecq que le sirve de sustento. Bieito y Marc Rosich han hecho pedazos el original transformándolo en una serie de monólogos y algunos diálogos para volver a construir la historia con mucha más riqueza formal.

La escenografía giratoria de Alfons Flores incluye un piano forrado de piel de tigre, unas cabinas depeep-showy unos sofás situados frente a una televisión. En esas coordenadas, símbolo de la caduca civilización occidental, se desarrolla una historia dolorosamente masculina con todas las referencias posibles a la pornografía. Así el cuerpo desnudo de Belén Fabra forma parte del mobiliario y en algún momento es un objeto más utilitario, como en la impactante escena en la que se convierte en una tabla de surf.

No faltan fragmentos de cine porno, muñecas hinchables e ingeniosas evocaciones de la eyaculación. Pero lo verdaderamente escabroso de la obra, más que en sus imágenes, se encuentra en su texto --a veces demasiado discursivo, su único talón de Aquiles-- que suelta perlas de este calibre:"Lo más parecido a Dios es el coño de una mujer".

Noticias relacionadas

Pero ahí está Echanove para recoger este material y ofrecerle la dimensión humana que su autor, Houellebecq, nunca le dio. Carles Canut, Mingo Ràfols, Lluís Villanueva y Boris Ruiz --cuyo parlamento procede deLa posibilidad de una isla--, esos grandes actores de la compañía Romea demuestran una vez más su generosidad al convertirse en meras marionetas accionadas por el único personaje vivo de la obra, ese Michel/Echanove que en el monólogo final echa el resto:"Hemos creado un mundo en el que no se puede vivir y lo que es peor, lo hemos exportado".Es en ese cuando el espectador siente que el sexo y la transgresión son un mero recurso para mostrar la angustia del hombre moderno a través de una mirada desoladoramente pesimista.

La obra de Bieito viajará a mediados de mes a Viladecans para su estreno en Catalunya y hará temporada en el Romea, su casa escénica."Entonces estará mucho más madura",promete el director.