Denuncia de censura

Malestar en Sant Feliu por la (no) realización de un mural feminista

  • El consistorio niega los permisos para la pintada de un mural en homenaje a los cuidados en el que aparecía una referente musulmana promovido por la asociación Fils

  • El ayuntamiento alega que la Junta del Casal de Gent Gran, en cuya parte trasera se tenía que realizar, "ni lo entiende, ni le representa, ni le gusta" y ofrece a la entidad un muro alternativo

Protesta contra la paralización de la pintada de un muro feminista Sant Feliu.

Protesta contra la paralización de la pintada de un muro feminista Sant Feliu. / ZOWY VOETEN (EPC)

4
Se lee en minutos
Helena López
Helena López

Redactora

Especialista en movimientos sociales y vecinales

Escribe desde Barcelona

ver +

El mural quiere ser un homenaje a los cuidados en su sentido más amplio, no desde un punto de vista asistencial, sino del de los derechos. Está inspirado en Fatima Al-Fihriya (de la que no hay imágenes), un referente mundial para la comunidad musulmana. Una mujer empoderada, nacida en el año 800, conocida por fundar la universidad más antigua de su sociedad y la mezquita de Qarawiyyin, que sirvió de refugio para cientos de personas que tuvieron que huir del Al Andalus. Un mural feminista que rompe con los prejuicios hacia las mujeres árabes, al ser una mujer que cuida y da refugio, pero no desde la sumisión sino desde el absoluto empoderamiento, en el que se muestra a Fatima quitándose el velo, un velo que se funde en el lila de fondo del mural. Un mural que es también una reivindicación al papel imprescindible de las cuidadoras -la asociación Fils, impulsora del mismo, apoya de forma explícita al Sindicat de Cuidadores de Sant Feliu de Llobregat- y a las personas cuidadas, de ahí que se proyectara en el muro trasero del Casal de la Gent Gran. Muro cercano al instituto, bajo el que se reúnen al salir de clase los alumnos, lo que hacía perfecta la ubicación para Fils, ya que la intención inicial era que se tratara de un proyecto intergeneracional que hiciera pensar.

La asociación Fils, en colaboración con Conse -artista de arte urbano con obra en medio mundo, autor del homenaje a Makha Diop, el 'alcalde' senegalés de Barcelona en el Raval- presentó el proyecto, pensado especialmente para ese muro por todo lo expuesto, al Ayuntamiento de Sant Feliu de Llobregat hace algunos meses y la respuesta inicial del consistorio fue, según subraya Walaâ Hechach, secretaria de Fils, muy buena. "Les encantaba", insiste. Sí les sugirieron algunas modificaciones, prosigue la joven, como la fecha prevista para la realización -para hacerla coincidir con la semana de la 'gent gran'- y que en el mural se hiciera más explícita la presencia de los mayores, al pintarse en el 'casal'. Los impulsores de la iniciativa -que destacan también que la intervención la financian ellos, nunca pidieron ninguna subvención municipal, solo los permisos- aseguran que accedieron a las peticiones ya que "tenían muchas ganas de tirar hacia adelante el proyecto". Su sorpresa, prosiguen, llegó cuando, a pocos días para iniciar la intervención, con el material comprado y la agenda cuadrada, desde el consistorio, según la versión de Fils, "cambiaron su discurso" y les negaron el permiso.

Falta de consenso

"Nos dijeron que no había consenso y que el proyecto se paraba", señala Hechach, quien desde ese momento está moviendo cielo y tierra para desencallar una situación ante la que no da crédito. Pese a la negativa municipal, desde Fils, con el apoyo del Sindicato de Cuidadoras, (que llevan tres años luchando para que el Ayuntamiento de Sant Feliu remunicipalice la atención domiciliaria, actualmente externalizada y en unas condiciones laborales muy precarias), decidieron realizar la actuación de todas formas tal y como tenían previsto. La presencia policial en el lugar lo impidió, lo que encendió aún más los ánimos. El miércoles pasado se convocó una primera manifestación de protesta delante del muro y una marcha que acabó en una reunión de urgencia con el consistorio para hablar sobre el asunto.

A ojos de Hechach y de Conse, el artista, el motivo de la paralización del proyecto es político. "Nos censuran por apoyar a las cuidadoras", zanjan. Este martes convocaron junto al combativo sindicato de trabajadoras municipales una segunda concentración de protesta frente al muro, en la que pintaron en lila el mensaje "muro censurado".

La versión municipal

Noticias relacionadas

La tercera teniente de alcaldía Flàvia Reina niega que la negativa tenga que ver con ningún tipo de censura y asegura que si no se les dejó hacer el mural era porque no había habido ningún proceso participativo previo con los usuarios del casal, que es “su forma de trabajar”. Por eso, según el relato de la concejala, ha propuesto convocar una asamblea extraordinaria del Casal de la Gent Gran, para que sean sus usuarios los que decidan sobre el mural, o hacerlo en otro muro en el centro de la ciudad, en la plaza de Lluís Companys. “Está en su mano”, concluye la edila, quien también desmiente que la negativa municipal a permitir realizar el mural tenga "nada que ver" con la vinculación de Fils al sindicato de cuidadoras.

La concejala de Sant Feliu expone también que es la Junta del Casal Gent Gran quien rechaza el mural propuesto por Fils porque "ni lo entienden, ni les representa, ni les gusta". "Así se lo hicieron saber algunos miembros de la Junta a Fils en una reunión promovida por el ayuntamiento para acercar posiciones en la que ya se les propuso un muro alternativo o la votación en el Casal de la Gent Gran", prosigue Reina, quien resalta también que "nunca se dio la autorización municipal para realizar el mural".