MOVILIDAD

El transporte público vuelve a ganarle la partida al coche en Barcelona

El Govern estima que la caída de la demanda en este 2021 generará un déficit de 250 millones de euros en la Autoritat del Transport Metropolità

Andén de la parada de La Sagrera de la L1 de metro

Andén de la parada de La Sagrera de la L1 de metro / RICARD CUGAT

  • El 'conseller' Calvet anuncia que a finales de junio podría empezar a probarse la T-Mobilitat

  • El transporte público en la ciudad está un 39% por debajo de 2019, un 15% en el caso del vehículo privado

Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

El coronavirus ha alterado por completo la movilidad. El teletrabajo, el incremento del paro; pero también la desconfianza que generó el uso del transporte público causaron una caída en picado de las validaciones en el metro y el bus. Sin pandemia, el 40% de los barceloneses solían usar medios colectivos de locomoción, por un 25% que optaban por el vehículo privado. Eso cambió con el covid, hasta el punto de que en abril de 2020, los viajes en coche particular doblaban a los de la red de TMB. La situación se ha ido revirtiendo, y en el pasado marzo, el podio ha vuelto por fin a ser el siempre: aunque por un escaso margen, el transporte público se coloca de nuevo por delante del automóvil.

La cifra se ha dado a conocer este viernes en el seno de un acto en el que las autoridades locales y catalanas a nivel de movilidad han hecho balance de este convulso año y han presentado una campaña para defender la seguridad de viajar en transporte público. Estaban presentes, entre otros, el 'conseller' de Territori i Sostenibilitat, Damià Calvet, la concejala de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Rosa Alarcón, y el vicepresidente de Movilidad del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y también alcalde de Sant Joan Despí, Antoni Poveda. La cita, además de constatar ese lento vuelco hacia una cierta normalidad, ha brindado otros titulares, como el anunciado por parte del Govern sobre la T-Mobilitat. Según parece, porque con este título de transporte se han dado infinidad de nuevos plazos, a finales de junio está previsto que den comienzo las pruebas. El proyecto acumula casi caso dos lustros en espera.

Déficit a la vista

Otro dato nuevo es que el 15% de los usuarios habituales del transporte público (a día de hoy las validaciones están entre un 50% y un 56% por debajo respecto de las registradas en 2019) dudan si volverán a cogerlo a corto plazo. Así lo indican las encuestas realizadas por la Autoritat Metropolitana del Transport (ATM). Y por último, la novedad económica: la bajada de la demanda tendrá en este 2021 un impacto, o esa es la previsión, de 250 millones de euros en el transporte metropolitano (en 2020 el déficit fue de 407 millones), una cuantía que, en parte, se cubrirá con los 170 millones de euros de subvenciones anunciadas por el Gobierno de Pedro Sánchez.

Noticias relacionadas

Alarcón se ha detenido en esa cifra simbólica, en el hecho de que el bus y el metro, en la capital catalana, ya cargue más gente que el coche. A pesar de ello, la caída respecto al 2019 sigue siendo muy superior en TMB (-39%) que en el vehículo privado (-15%). "Los usuarios están recuperando la confianza en el transporte público, una gran noticia -ha señalado la concejala del PSC- porque ayuda a resolver la triple crisis que tenemos entre manos, la medioambiental, que ya teníamos antes de la pandemia; la sanitaria, y la económica". En abril de 2020, en Barcelona, se registraron 206.998 desplazamientos en bus y metro por 447.746 del vehículo particular, mientras que el pasado marzo la relación fue de 1,5 millones de movimientos en la red pública versus 1,4 del coche.

La campaña metropolitana #unviajeseguro dará comienzo el 13 de abril en las redes sociales e incluirá el testimonio tanto de usuarios como de trabajadores de los operadores de transporte público. El director general de la ATM, Pere Torres, ha indicado que la previsión de pérdidas para este 2021 puede varias sobremanera por la evolución de la pandemia, tanto en negativo como en positivo. La lógica, sin embargo, y más todavía con el avance de la vacunación, invita a pensar que cada vez serán más los que volverán a sus hábitos de siempre: bus, metro o tranvía.