Política de ayudas

Barcelona deja de bonificar el IBI para pagar ayudas por la crisis del covid

  • El Ayuntamiento ya no reduce el impuesto a familias monoparentales porque “la situación de emergencia exige redistribuir los efectos materiales”

  • El consistorio recuerda a los perceptores que ha tenido que crear un “plan de choque social” ante la avalancha de peticiones de ayuda por la pandemia

Pleno del Ayuntamiento de Barcelona bajo presidencia de la alcaldesa, Ada Colau.

Pleno del Ayuntamiento de Barcelona bajo presidencia de la alcaldesa, Ada Colau. / Sergi Conesa

Se lee en minutos

O subvencionar el IBI a familias monoparentales o pagar más bolsas de comida a personas sin recursos. El Ayuntamiento de Barcelona ha contrapuesto en 2020 una y otra opción y ha elegido la segunda, basándose en que “la situación de excepcionalidad y emergencia sanitaria provocada por el coronavirus SARS-CoV-2 (COVID-19) y el impacto de sus efectos en el municipio de Barcelona incide directamente en la prestación de servicios y la actividad municipal”. 

Así lo explica el área de Servicios Sociales en cartas y correos electrónicos que, a lo largo de los dos últimos meses, han venido recibiendo madres separadas, padres con tutela, viudas y viudos. Todos los receptores tienen en común no disponer de ingresos altos y, ante la falta de noticias este año sobre su bonificación, haber reclamado el perdón para una porción de su Impuesto de Bienes Inmuebles; o sea, que el Ayuntamiento les subvencione, como otros años, parte del pago anual del IBI.

La prestación está diseñada originariamente para ayudar a madres sin pareja, aunque de ella no solo se benefician las familias monoparentales, también algunas muy numerosas con problemas económicos. En total, según fuentes municipales, son un millar de receptores anuales de la ayuda, que suele representar 250 euros de ahorro medio por familia y año.

Pero no en 2020. Este ejercicio tributario ha llegado a su final sin que las familias que han solicitado al Institut Municipal de Serveis Socials (IMSS) hayan obtenido la ayuda. Esos recursos se han destinado a tarjetas monedero, subvenciones a asociaciones de ayuda vecinal y paquetes de comida para personas con graves carencias a causa de la pandemia y su crisis asociada.

El Ayuntamiento dice en sus mensajes: “Le comunicamos que este año no se hará la convocatoria para la bonificación y subvención para familias monoparentales y viudos/as del IBI y que se está trabajando ya para poder hacer la convocatoria del próximo año, en función de las disponibilidades presupuestarias y de la evolución de la pandemia”.

Todo esto porque “la situación de emergencia exige una redistribución de los efectos materiales y personales del Ayuntamiento de Barcelona para dirigir más recursos a las acciones que directamente deben incidir en la protección de la salud y la seguridad”.

Vulnerabilidad

En la respuesta a madres separadas con hijos a cargo (el perfil mayoritario de perceptores de estas ayudas), el Ayuntamiento que preside Ada Colau recuerda que “desde el Àrea de Drets Socials, Justícia Global, Feminismes i LGTBI y el IMSS se han puesto en marcha diversas acciones para paliar la situación de vulnerabilidad de las personas y familias con rentas más bajas con tal de atender sus necesidades básicas, dañadas por la crisis sanitaria del covid-19”

Así, según el mensaje, el IMSS está repartiendo 17.000 tarjetas monedero Barcelona Solidària nominales en los centros de servicios sociales para que sus perceptores puedan comprar ropa, comida o material escolar. Y, por la emergencia, el consistorio ha editado 12.065 tarjetas más.

Además, se apoya con cerca de 600.000 euros a 57 “entidades sociales de barrio y redes de apoyo vecinal de toda la ciudad que han mantenido en funcionamiento dispositivos extraordinarios de alimentación durante la pandemia”.

En su explicación de la negativa a subvencionar el IBI, el Ayuntamiento argumenta también con un 88% de aumento en la entrega de comidas a personas necesitadas así como la dotación con 35 millones de euros al Pla de Xoc Social municipal, de los que 18 cubren necesidades básicas “de las personas y familias de la ciudad de Barcelona en situación de vulnerabilidad a causa de la crisis sanitaria”.

Bonificaciones

Antes de la crisis del Covid, Antoni Fernández, gerente del Institut Municipal d’Hisenda del Ayuntamiento de Barcelona, abría un plazo de entre el 1 de abril y el 31 de mayo para las familias monoparentales necesitadas. La última vez fue en 2019. El consistorio bonificaba con hasta un 90% el IBI a estas familias si, además, tenían uno o más miembros discapacitados y su casa no tiene un valor catastral superior a los 72.600 euros. Esta casuística, según fuentes del colectivo afectado, “es muy común” entre el millar de familias que disfrutaron de la bonificación el año pasado.

Para el tramo siguiente, familias de este tipo con casas de hasta 121.000 euros, la bonificación era del 50%; para el tramo medio, familias monoparentales sin agravantes de vulnerabilidad y con casas de entre 121.000 y 242.000 euros de valor catastral, la bonificación era del 20%.

Fuentes de Ayuntamiento de Barcelona niegan que se haya sustituido una ayuda por otra. Admiten que "dada la irrupción de la pandemia, este año no se podido hacer una convocatoria específica de subvenciones y ayudas al IBI" , pero eso "no quiere decir que se haya desatendido ninguna circunstancia, porque, de hecho, a la convocatoria general se le han aumentado en 35 millones de euros las ayudas a los colectivos y familias vulnerables".

Te puede interesar

Recuerdan estas fuentes que la cancelación de la bonificación del IBI ha tenido también relación “con urgencias vinculadas a la gestión de la pandemia”. El consistorio redirige a Servicios Sociales a quien no pueda pagar: "Si alguna familia no puede hacer frente al pago del IBI por una situación de emergencia o vulnerabilidad económica, o ese pago pone en peligro la cobertura de necesidades básicas, la red de Centros de Servicios Sociales está a su disposición para recibir información y las posibilidades a su alcance", dice un portavoz.

Tras esta elección del Ayuntamiento -que el consistorio recuerda que no es definitiva-, a las madres o padres que crían hijos a solas y tienen pocos recursos les queda solo una prestación económica directa municipal en Barcelona: la ayuda para el transporte público.