29 oct 2020

Ir a contenido

DISPARIDAD ENTRE VECINOS

La renta en siete de las diez grandes urbes metropolitanas es inferior a la media catalana

Solo Sant Cugat del Vallès (43.084 euros), Castelldefels (33.728) y Barcelona (30.397) superan la renta media en el conjunto de Catalunya

Las ciudades que presentan una renta media inferior a la catalana son también las que muestran niveles de paro más elevados

Àlex Rebollo

Cola en una oficina de Treball de la Generalitat

Cola en una oficina de Treball de la Generalitat / FERRAN NADEU

Siete de los diez municipios más poblados del Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) tienen una renta inferior a la media catalana (25.544 euros), según reflejan los datos sobre la renta disponible media de 2018 publicados recientemente por la Agencia Tributaria. De entre estas ciudades, tan solo Sant Cugat del Vallès (43.084), Castelldefels (33.728) y Barcelona (30.397) superan la media de Catalunya.

En el extremo opuesto se encuentra Santa Coloma de Gramenet (19.634 euros), cuya renta disponible media es inferior a la mitad de la de Sant Cugat y es el único de los grandes municipios del AMB que no llega a los 20.000 euros. A Santa Coloma le siguen L'Hospitalet de Llobregat (21.118), Cornellà de Llobregat (22.000), Sant Boi de Llobregat (22.545), Badalona (22.586), El Prat de Llobregat (22.678) y Viladecans (23.093).

Así, las diferencias de rentas no solo se dan con respecto a Catalunya, sino también entre urbes del propio ámbito metropolitano. De hecho, en diciembre de 2019, la Fundació Catalunya Europa publicó un informe, integrado en el proyecto Re-City -una plataforma internacional que tiene por objetivo "aportar propuestas de cambio y transformación real"-, en el que ya alertaba de las desigualdades existentes entre los 36 municipios del AMB.

De este modo, el informe destaca que en el área metropolitana, donde viven 3,2 millones de personas -que aportan ni más ni menos que el 51,5% del PIB de Catalunya-, “existen fuertes desigualdades entre los municipios” y que la diferencia de ingresos de los habitantes según el municipio donde viven es “ligeramente superior a la que había al inicio de siglo”.

Más paro, menor renta

Según los datos del Observatori Re-City, las siete ciudades que presentan una renta media inferior a la catalana son también las que muestran niveles de paro más elevados -según cifras de 2015, tiempo elegido para la realización del estudio-. Estas mismas siete ciudades tienen un porcentaje de paro superior al de la media catalana (15%), mientras que las tres ciudades con mayor renta se encuentran por debajo de estos niveles de paro.

“Lo más probable es que, debido a que la mayoría de población obtiene sus rentas a través del trabajo, el hecho de que haya tasas de paro altas implica que los ingresos que reciben o bien se limitan a la prestación o subsidio de desempleo, o bien no los tienen”, apunta Rubén García, uno de los investigadores responsables del estudio de la Fundació Catalunya Europa.

La relación entre tasa de desempleo y renta media suele ser inversamente proporcional, en cuanto una sube la otra decrecen y a la inversa”, explica García. De hecho, Santa Coloma, la ciudad con la renta media más baja de entre estas diez, es la que tiene un porcentaje de paro más elevado (20%), según reflejan los datos del estudio.

Preguntado por las posibles causas de la mayor tasa de paro en estos municipios, García señala que, aunque es un asunto “multifactorial”, el nivel educativo y la rama de las enseñanzas cursadas -que “determinan el acceso y la posición dentro del mercado laboral", apunta- fijan también “el nivel de ingresos y por lo tanto de renta que se alcanza”. Aquellos municipios metropolitanos que tienen más personas con una formación básica -entre 0 y 2 de los niveles ISCED, es decir, que como mucho finalizan la educación secundaria obligatoria- son los que tienen más paro.

Consecuencias de la gentrificación

Desde la Fundació Catalunya Europa aluden a otros posibles factores a considerar que influyen también en que el nivel de renta media disponible de estos municipios se sitúe por debajo de la media catalana. “También se puede hablar de los procesos de gentrificación y expulsión de la población de ciertas zonas del AMB hacia otras o fuera de esta; algo que tiene que ver con la asequibilidad de la vivienda”. Se da la circunstancia de que los municipios más poblados forman parte de la primera corona metropolitana y limitan o están muy cerca de Barcelona ciudad.

“Este procesos pueden estar desembocando en que la población con determinados niveles de ingresos bajos se agrupen en zonas concretas del AMB y por tanto la renta media de determinadas ciudades sea más baja”, señala el investigador Rubén García.

García también alude a la falta de medidas conjuntas y de redistribución de riqueza entre municipios por parte de las instituciones competentes. “Esto dificulta que se produzca una nivelación de la desigualdad entre municipios, lo que influye a su vez en esta diferencia de renta”, asevera García.

Los ricos mueren más tarde

Entre la cincuentena de indicadores que el Observatori Re-City ha estudiado, también consta la esperanza de vida media de los distintos municipios. Así, entre los diez municipios más poblados del AMB, solo dos superan la media del mismo área metropolitana (83,6 años). Se trata de Sant Cugat (86,1) y Barcelona (84,1), ambos con rentas superiores a los 30.000 euros.

“Es un hecho bastante usual. Generalmente los académicos que estudian estos ámbitos como Cockherham, Dalgreen te Whitehead o Marmot lo asocian a estilos de vida y conductas más sedentarias o de 'cuidarse menos' por parte de la población con menos ingresos, relacionando estos patrones con el aprendizaje social, el conocimiento y la disponibilidad de tiempo y recursos, por ejemplo poder permitirse ir al médico o hacer deporte”, concluye el investigador Rubén García.