26 feb 2020

Ir a contenido

Emergencia Climática

Zona de Bajas Emisiones definitiva

Será una de las zonas de bajas emisiones más grandes de Europa y 20 veces mayor que 'Madrid Central'

EL PERIODICO

A partir del próximo 1 de enero se restringe definitivamente el acceso y circulación de los vehículos más contaminantes en la llamada Zona de Bajas Emisiones (ZBE) Rondes de Barcelona, que comprende buena parte de los cinco municipios metropolitanos más poblados: Barcelona, L’Hospitalet de Llobregat, Sant Adrià de Besos, Cornellà de Llobregat y Esplugues de Llobregat. Esta medida definitiva, cuyo principal objetivo es mejorar la salud de los ciudadanos y reducir la contaminación atmosférica, afectará a los vehículos a los que no corresponde una etiqueta de la Dirección General de Tráfico (DGT) por ser demasiado contaminantes, exceptuando furgonetas, camiones y autobuses a los que se concede un año de moratoria para una adaptación más progresiva. La restricción para estos vehículos tendrá lugar de lunes a viernes (laborables) de 7.00h a 20.00h y no incidirá en la circulación por el interior de la Ronda de Dalt y la Ronda del Litoral. Una acción que también busca potenciar hábitos de movilidad más sostenible y eficiente e incrementar el uso del transporte público metropolitano.

Zona de Bajas Emisiones

La ZBE es un área de 95 km2 que desde diciembre de 2017 ya está activa y restringe el acceso y circulación a muchos de los vehículos contaminantes durante episodios puntuales de contaminación ambiental. Esta zona se despliega entre la Ronda de Dalt (por arriba) y la Ronda Litoral (por abajo) y a través de Barcelona (excepto la Zona Franca industrial, Vallvidrera, el Tibidabo y Les Planes), Sant Adrià de Besòs y L’Hospitalet de Llobregat y una parte de Esplugues de Llobregat y Cornellà de Llobregat.

Pese a ser una de las zonas de baja emisión más grandes de Europa y una medida pionera dentro del Estado, ya son más de 250 las ciudades europeas que cuentan con este tipo de áreas para preservar la calidad del aire donde existe una mayor densidad de población. Y es que una rebaja en el nivel de emisión de partículas finas (PM) y de dióxido de nitrógeno (NO2) se traduce directamente en una mejora en la salud de los ciudadanos que, según la OMS, se ve seriamente dañada por el impacto ambiental del tráfico.

Vehículos afectados

Los vehículos afectados a partir del próximo enero serán aproximadamente 115.000 (85.000 coches y 30.000 motos), aunque la afectación será progresiva. La DGT los clasifica como más contaminantes al emitir entre un 32% y un 80% más de N02 y entre un 69% y un 94% más de PM que un vehículo con etiqueta ambiental (Cero, Eco, C o B). Aunque de momento la prohibición afectará de forma permanente solo a turismos (M1), motocicletas y ciclomotores (L), a partir de enero de 2021 se ampliará también a furgonetas, camiones, autobuses (N1, N2, N3, M2 y M3, respectivamente). Así, únicamente quedarán exentos de la prohibición los vehículos de personas con movilidad reducida (VPMR), los servicios de emergencia y los servicios esenciales hasta la renovación del vehículo. Se prevé que todo ello suponga una reducción del % de las emisiones de N02 y un 6% de las de CO2.

Aunque la ZBE se activará de forma definitiva, fuera del horario de la prohibición (es decir por la noche -de 20.00h a 7.00h- de lunes a viernes y todos los fines de semana y festivos) cualquier vehículo podrá circular libremente por la zona. Además, y para cubrir necesidades puntuales, los vehículos afectados podrán adquirir 10 autorizaciones diarias anuales para entrar esporádicamente en la zona protegida a través de un sencillo trámite. Cada autorización tendrá un coste de gestión de 2€, con bonificaciones para las rentas más bajas.

ZBE.BARCELONA

Para centralizar todos los trámites relacionados con la ZBE se ha creado la web ZBE.BARCELONA. A través de ella podremos, por un lado, saber si nuestro vehículo cumple o no con los requisitos mínimos para obtener una etiqueta ambiental (introduciendo tan solo nuestra matrícula) y, por otro, registrarnos y adquirir hasta 10 autorizaciones diarias anuales para circular por la ZBE en el caso de que no nos corresponda ninguna etiqueta.

También mediante la web los vehículos exentos de la restricción deberán realizar un registro y una solicitud de autorización (sin coste) para evitar que les lleguen sanciones, y los vehículos extranjeros podrán obtener un certificado de equivalencia ambiental para su acceso a la zona (con un coste de 5€). Más allá de este canal online, también se podrán realizar los mismos trámites de forma presencial en la Oficina de Atención al Ciudadano (OAC) del AMB en la Zona Franca o por correo postal a la misma oficina enviando una copia descargada e imprimida desde la web del registro o solicitud.

Despliegue tecnológico

Para evitar que se infrinjan las ordenanzas municipales recientemente aprobadas respecto al acceso a la Zona de Bajas Emisiones, se usará una plataforma metropolitana que controlará por radar que las matrículas que circulen por la zona sean de vehículos autorizados. Un sistema informatizado, gestionado por el AMB y el Ayuntamiento de Barcelona, formado por 66 cámaras y 20 puntos de vigilancia en la entrada y el interior de Barcelona y 60 cámaras repartidas por el resto de municipios afectados. También contará con uno o más coches con lector de matrículas incorporado que circularán por la zona de lunes a viernes en el horario establecido para vigilar que se cumpla la normativa y que no se acceda a la zona de bajas emisiones desde las rondas.

Este despliegue tecnológico que se implementará progresivamente hasta finales de 2020 facilitará la localización de infractores. En este sentido y aunque la colocación del distintivo ambiental no es obligatoria, sí es recomendable para facilitar el trabajo de la guardia urbana y la policía municipal que de no llevarla podrán pararnos para comprobar nuestra documentación. Las sanciones serán de un mínimo de 100 euros.

Alternativas más sostenibles

Con la intención de ofrecer e impulsar alternativas más sostenibles y eficientes para desplazarse por la Zona de Bajas Emisiones, el AMB ha impulsado 3 iniciativas cuyo objetivo es incrementar el uso del transporte público: la T-verda metropolitana, el park & ride y la tarifa metropolitana. Cualquier ciudadano empadronado en uno de los 36 municipios que forman el AMB que se desprenda de su coche privado sin distintivo ambiental obtendrá la T-verda metropolitana, una tarjeta que da derecho a utilizar sin limitaciones horarias la red de transporte público del sistema tarifario integrado del ATM en todas sus zonas. Un título con una validez de hasta 3 años, renovable cada año, que más adelante se integrará a la futura T-mobilitat. Para ser beneficiario del título se deberá realizar la solicitud 6 meses antes de desballestar el vehículo contaminante y no se podrá comprar otro coche ni durante este tiempo ni en los tres años siguientes.

Aquellos que no quieran dejar de usar el coche privado, tienen la opción de usar el llamado park & ride, que facilita que un usuario de transporte público pueda realizar una parte de su desplazamiento en su vehículo privado. A través de la App P+R se pone a disposición del ciudadano que usa un título de transporte público los llamados ‘aparcamientos de intercambio’, que son plazas de estacionamiento parecidas a las zonas verdes o azules pero de uso exclusivo para los usuarios de esta aplicación y ubicadas cerca de las estaciones de transporte. Aunque de momento este servicio solo está implantado en Castelldefels, Sant Joan Despí y Sant Just Desvern, en breve lo estará también en Gavà, Cervelló, Badalona, El Papiol y Cornellà y Sant Boi de Llobregat y se prevé su ampliación a otros municipios.

La tarifa metropolitana, que entró en vigor el 1 de enero es otra iniciativa que pretende impulsar el uso del transporte público metropolitano al reducir su coste permitiendo que cualquier desplazamiento cuyo origen y destino es un municipio del AMB se pueda realizar con títulos de una sola zona.

"ES UNA URGENCIA"

Antoni Poveda

Vicepresidente de Movilidad, Transporte y Sostenibilidad del AMB

Estamos ante una emergencia climática y ambiental. Es una realidad y una verdadera urgencia combatirla. La contaminación ambiental perjudica gravemente la vida en las zonas urbanas y las administraciones locales, como el AMB, nos encontramos liderando esta lucha. Y aunque con frecuencia nos falta el soporte de las grandes administraciones, en la metrópolis de Barcelona hemos conseguido implantar medidas y servicios estructurales para hacer frente al problema como nos exige Europa. En pocos días activamos definitivamente una de las medidas estrella, la zona de bajas emisiones de las Rondas de Barcelona, gracias a la cual evitamos temporalmente que la Unión Europea nos multe por superar los niveles de emisiones estipulados. Si bien somos uno de los pioneros en España, vamos con bastante retraso respecto a nuestros vecinos europeos.

Esto también implica que ahora más que nunca debemos seguir exigiéndonos a nosotros mismos y a nuestros interlocutores, como la Generalitat de Catalunya y el Estado, seguir mejorando las infraestructuras y servicios de transporte público. Por eso, desde el AMB volvemos a pedir a la Generalitat, de forma urgente, la implantación de los carriles bus VAO pendientes, considerándolos claves para el óptimo funcionamiento de la ZBE Rondes de Barcelona. Es responsabilidad del conjunto de las administraciones ofrecer alternativas reales a los ciudadanos para que estos apunten a un verdadero cambio de hábitos.