Ir a contenido

A NIVEL ESPAÑOL

La mayoría de mujeres explotadas sexualmente están en Girona y Almería

Santa Coloma de Gramenet, a favor de abolir la prostitución, organiza unas jornadas de reflexión

"Regulando este oficio, cualquier mujer pasaría ser prostituible", justifica la alcaldesa Núria Parlon

Beatriz Pérez

Prostitución en la Rambla, el mayo pasado.

Prostitución en la Rambla, el mayo pasado. / EL PERIÓDICO

Las mujeres pobres (aquellas que sufren una mayor inseguridad social y económica y que proceden de países con más desigualdad y vulneración de derechos humanos) son las principales víctimas de tráfico para la explotación sexual y prostitución. El 43% de ellas pertenecen a zonas de fuera de la Unión Europea (UE) y las que provienen de la UE lo hacen, preferentemente, de países de rentas bajas como Moldavia, Bulgaria y Rumanía. El 95,57% de las personas víctimas de tráfico para explotación sexual son mujeres y niñas. En España, la mayor parte de las mujeres explotadas sexualmente residían en el 2018 en las zonas de Girona Almería.

Son datos del Observatori de Dades Obertes sobre Prostitució de La Ciba, un espacio de recursos para mujeres impulsado por el Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), el cual forma parte de la Red de Municipios Libres de Trata. Además, según este observatorio, en los países con legislación abolicionista de la prostitución, como es el caso de Suecia, Noruega o Islandia, el tráfico de seres humanos es "prácticamente inexistente". Toda esta información se ha hecho pública este sábado en el marco de las jornadas 'Ni putes, ni princeses: dones lliures. Reptes i aliances per l'abolició de la prostitució i l'explotació sexual', organizadas por el Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet en cuyo frente se encuentra la socialista Núria Parlon.

La izquierda, dividida

El debate en torno a la prostitución tiene dividida a la izquierda española. Algunas voces optan por regularla; otras, por abolirla. El PSOE se posiciona a favor de la abolición, mientras que en Podemos confluyen ambas posturas. Barcelona en Comú, que junto al PSC gobierna el ayuntamiento de la capital catalana, está a favor de la regulación y no de la abolición, aunque actualmente la ciudad tiene este debate más aparcado que otros municipios del área metropolitana (como el de Santa Coloma, L'Hospitalet o Sant Boi de Llobregat) que sí optan, sin ambages, por prohibirla.

"Regular la prostitución significa que esta sería un oficio cualquiera. Y, en ese momento, cualquier mujer pasaría ser prostituible", explica a este diario la alcaldesa Núria Parlon. "Regular la prostitución implicaría que cada vez hubiera más competitividad. Y la mayoría de estas mujeres vienen de países con muchas dificultades. Nosotras queremos abolir este oficio porque es una profesión desigualitaria en la que no hay libertad", añade.

Educar para prevenir

Parlon pone énfasis en la necesidad de "educar" para que "no haya hombres puteros". Es decir, trabajar en la prevención, que pasa también por regular la pornografía. La alcaldesa también ve la necesidad de trabajar para que la prostitución deje de ser vista como un "problema de orden público". Y cree necesario que, tanto a nivel estatal como en Catalunya, se ofrezcan programas que permitan a estas mujeres "emanciparse".

"En Suecia o Francia consideran que la regulación no es una opción. En Alemania, donde la prostitución es legal, resulta que muchas prostitutas no se han dado de alta en la seguridad social. Es decir, esta regulación no ha ido acompañada de más derechos laborales. Es por eso que en Alemania están repensándoselo", asegura la alcaldesa de Santa Coloma. "La prostitución es una de las instituciones más perversas del sistema patriarcal", opina.

En las jornadas que hoy han concluido en Santa Coloma de Gramenet han estado presentes expertas como Rosa Cobo Beatriz Ranea, y activistas como Beatriz Gimeno Amelia Tiganus. Esta última, exprostituta y víctima de trata, se posiciona abiertamente a favor de la abolición de este oficio.