SITUACIÓN PREELECTORAL

Las ciudades del área metropolitana en alerta naranja

Rubí, Sant Boi, Gavà y Viladecans, además de Mataró, los ayuntamientos donde el 'sorpasso' respecto a los gobiernos de izquierdas es más factible

Jordi Cañas, en un mitin de Ciudadanos en Gavà, en el 2010.

Jordi Cañas, en un mitin de Ciudadanos en Gavà, en el 2010. / BERTRAN CAZORLA

2
Se lee en minutos
JOAN SALICRÚ

La 'alerta naranja' para los gobiernos locales de izquierda en el área metropolitana está activada especialmente en aquellos municipios donde los de Albert Rivera ya han sido el partido más votado en unas elecciones autonómicas, sobre todo en aquellos en que ya lo hicieron en el 2015. Así, fijando la vista en las ciudades de más de 50.000 habitantes, donde Ciudadanos puede tener muchas opciones de imponerse en las municipales del año que viene es en Rubí, puesto que fue una de las grandes ciudades metropolitanas donde ya en aquel 27 de septiembre3 ya ganó: obtuvo el 25,88% de los votos frente al 25,31% de Junts pel Sí. Posteriormente, el 21 de diciembre del 2017 aún ensancharon esos resultados con el 33,82% del escrutinio, muy por encima del 19,02% de Esquerra. Además aquí, los socialistas de Ana María Martínez gobiernan el consistorio de Rubí con solo 6 de los 27 concejales, con el apoyo puntual de naranjas y populares.

Los otros tres municipios metropolitanos donde Ciudadanos ganó tanto en el 2015 como en el 2017, dejando de lado L’Hospitalet, fueron Viladecans (en 2015 ya sacaron siete puntos al PSC), Sant Boi (tres puntos respecto los socialistas) y Gavà (en este caso, dos). En los tres casos, no obstante, el PSC tiene mayorías más sólidas en el pleno, especialmente en los casos de Carles Ruiz y Lluïsa Moret. Donde más miedo podría hacer Ciudadanos al PSC es en Gavà, puesto que los de Albert Rivera ya obtuvieron en las últimas municipales cuatro concejales, por ocho los socialistas.

En segunda línea de alerta están aquellos donde Ciudadanos se impuso 'solamente' el pasado 21-D: Cornellà, Mataró y Santa Coloma de Gramenet. Dentro de estos, donde tendría que sufrir menos el PSC para revalidar su mayoría es en esta última población, donde Núria Parlon tiene mayoría absoluta, con 14 ediles, habiéndose convertido en un feudo inexpugnable de los socialistas (aunque ella funcione a veces como un verso libre). En medio está Cornellà, en la cual Antonio Balmón tiene 11 de los 25 concejales, y donde Ciudadanos podría dar la campanada es en la capital del Maresme, puesto que David Bote, el alcalde socialista desde 2015, solamente tiene 6 de los 27 concejales, en una situación muy parecida a Rubí. En la capital del Maresme, los naranjas sacaron tres concejales y ahora dan por hecho que como mínimo pueden empatar con los socialistas a 6-7 escaños.

Noticias relacionadas

  

Un caso distinto es Badalona, en el que el tirón popular de Xavier Garcia Albiol hizo que el 27S de 2015 Ciudadanos quedara como tercera fuerza y el PP fuera segundo. El pasado 21 D, Ciudadanos si se impuso sobre ERC por trece puntos pero es una incógnita ver hasta qué punto en unas municipales, dejando de lado la marca de su partido todo lo que pueda, Albiol es capaz de retener al menos parte del voto de los que lo hicieron ganador en los últimos comicios municipales –aunque después no pudiera gobernar-. En aquella ocasión, el PP sacó diez concejales y Ciudadanos solo uno, pero ahora la tensión nacional –que Albiol sin duda explotará- podría permitirles gobernar con el apoyo de los de Albert Rivera. Es decir que aunque el PP bajara mucho, presumiblemente lo hará menos que en el conjunto catalán, con lo que los concejales de Ciudadanos podrían devolver la alcaldía a Albiol, que ya fue primer edil entre 2011 y 2015.