Ir a contenido

NUEVA SUBVENCIÓN

La bicicleta eléctrica se abre camino

El AMB incentiva la compra de 'e-bikes' con ayudas de 250 euros

LUIS BENAVIDES

Puesta a punto. Jon Aubà, de Catalonia Cicles, repasa una bicicleta eléctrica.

Puesta a punto. Jon Aubà, de Catalonia Cicles, repasa una bicicleta eléctrica. / ALVARO MONGE

Cada vez son más los que dejan el coche en el aparcamiento y se mueven a diario en bicicleta eléctrica por la Barcelona metropolitana. Con el pedaleo asistido se pueden recorrer hasta 20 kilómetros sin grandes esfuerzos, ahorrando dinero y sin contaminar. La presencia de estos vehículos de dos ruedas con un pequeño motor crece cada año. El Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) es uno de los responsables de este incremento, pues desde el 2014 ha subvencionado la compra de 1.000 e-bikes.

El pasado marzo se puso en marcha una nueva subvención de 250 euros para los primeros 1.000 ciudadanos residentes en alguno de los municipios metropolitanos que decidan comprar una bicicleta eléctrica. Pueden hacerlo en 29 establecimientos especializados -seis más que en la anterior edición- repartidos por todo el territorio.

Las bicicletas susceptibles de ser subvencionadas deben tener un importe igual o inferior a los 1.350 euros, pues la intención es colaborar con aquellas personas que quieren moverse a diario con una bicicleta de estas características pero no pueden afrontar el precio de los modelos más sencillos. «Estas campañas son muy positivas porque dan visibilidad a la bicicleta eléctrica como alternativa al coche y, sobre todo, porque animan a los que se estaban pensando comprar una », explica Carlos Núñez, portavoz de AMBE (Asociación de Marcas y Bicicletas de España).

La compra de bicicletas eléctricas ha aumentado un 77% respecto al 2013. «Ha ayudado mucho que subvenciones como la del AMB se puedan acumular con otras existentes como los 200 euros del Plan MOVEA», añade Núñez.

La subvención de las e-bikes es solo una de las estrategias impulsadas por el AMB en los últimos años para frenar la contaminación atmosférica, reducir el ruido en la ciudad y, en definitiva, mejorar la calidad de vida de sus 3,2 millones de habitantes. Así, también ha fomentado el uso masivo del transporte público y ha renovado la flota de autobuses y taxis con vehículos con tecnologías limpias.

Las bicicletas eléctricas son una de las grandes apuestas del AMB, pero su popularización dependerá mucho de la mejora de las infraestructuras. En este sentido, el AMB tiene presupuestados dos millones de euros para ampliar y mejorar entre el 2016 y el 2017 la red de carriles bici metropolitana. «Tenemos prevista la creación de una gran red de carriles bici contínua, que conecte los municipios, y la ampliación de la red Bicibox, unos aparcamientos seguros para bicicletas privadas con presencia en 15 municipios y más de 15.000 plazas», explica Rossend Bosch, técnico del Servei de Mobilitat Sostenible del AMB

Temas: Bicicletas