páginas especiales

Clamor contra el cambio climático

El AMB reducirá las emisiones el 20%

2
Se lee en minutos
EL PERIÓDICO

La ciudadanía ha salido a la calle para hacerse escuchar. Más de 300.000 personas se manifestaron a mediados de septiembre en Nueva York, ciudad elegida para acoger la cumbre de la ONU sobre cambio climático. La cumbre, a la que asistieron 125 jefes de Estado y gobiernos, es la antesala de la esperanzadora Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático (Cop-21) que se celebrará en París en el 2015. La marea humana concentrada en la Gran Manzana fue secundada en otros 155 países.

En el ámbito mundial, las ciudades son las responsables del 70% de la emisión de los gases de efecto invernadero y se requiere un cambio de modelo energético en el que las fuentes de energía contaminantes sean desterradas y sustituidas por otras limpias y renovables. Para ello es necesario también una voluntad política, que los gobiernos acuerden una limitación de las emisiones y aprueben un marco jurídico favorable al cambio de modelo energético.

Reducción

El Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB), en esta línea, hace tiempo que trabaja para reducir el 20% las emisiones de CO2 de sus empresas y concesionarias antes de 2020 y más reciententemente ha creado el Observatorio Metropolitano del Cambio Climático. El observatorio metropolitano es una de las medidas incluidas en el Pla de Sostenibilitat de l'Àrea Metropolitana de Barcelona (PSAMB), a desarrollar antes de 2020. «La Administración local, además de buscar la manera de mitigar el cambio climático, debe pensar en cómo podemos adaptarnos al nuevo escenario», subraya Carles Conill, director de Medio Ambiente del AMB, en referencia a los informes encargados al observatorio, relacionados con los riesgos del cambio climático sobre el territorio.

Los compromisos

Noticias relacionadas

Para el 2030, el compromiso adquirido por el AMB con Europa es doble y vinculante. Por un lado, deberá reducir el 40% por debajo del nivel de 1990 en el territorio español. Por otro, seguirá apostando de manera clara por las fuentes de energía renovables en una muy necesaria transición hacia un sistema energético  sostenible, seguro y competitivo. En lo que se refiere a energía, el objetivo ronda el 27% de energías renovables en el 2030.

Con respecto a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, la cumbre internacional de París jugará un papel decisivo y tomará el relevo de la celebrada en Nueva York. Será otra Conferencia de la ONU sobre el cambio climático y tendrá lugar en el 2015. Para entonces se espera que los países de la Unión Europea se hayan comprometido a llevar a cabo una reducción de emisiones que posibilitaría un nuevo acuerdo internacional.