EN OCTUBRE ESTABA 3 ABAJO

¿Cómo el Barça ha resurgido en cinco meses para sacarle 12 puntos al Madrid y adueñarse de la Liga?

La crónica del triunfo azulgrana en el clásico con el gol de Kessié

Guardiola, un culé más en un Camp Nou repleto

Marcos López

Marcos López

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

En una vuelta de la Liga, del Bernabéu al Camp Nou, el Barça le ha sacado 15 puntos al Madrid, además de ganarle de todas las maneras posibles sin importarle la competición. En la Supercopa (enero) le quitó el balón y le sometió a un gigantesco rondo que dio a Xavi su primer título. En la Copa se protegió sin la pelota, con una escuálida posesión (apenas el 35%) y en la Liga lo superó con la tradicional receta madridista.

O sea, ganó el Barça con épica y en el minuto que solía pertenecer siempre a Sergio Ramos. Ya en el tiempo añadido y como el Madrid ganaba, por lo que lo dejó desnudo, con Guardiola en el palco disfrutando como un culé más. Había 95.745. Desde el 16 de octubre (jornada 9, líder el Madrid con +3) hasta el 19 de marzo (jornada 26, líder el Barça con +12). El viaje del resurgimiento azulgrana.

Xavi celebra el triunfo al finalizar ‘el clásico’

Xavi celebra el triunfo al finalizar ‘el clásico’ / JORDI COTRINA

Xavi inyecta una extrema competitividad

Xavi inyecta una extrema competitividad

Ha resistido de todo. Y todo. Ha sabido sobreponerse al Barça a su derrota en el Bernabéu en octubre firmando una espectacular reacción que le ha llevado a dejar al Madrid a 12 puntos. Doce que son, en realidad, 15 puntos porque el equipo azulgrana salió de su última derrota en un clásico, el de ida en la Liga, con tres puntos menos que el conjunto de Ancelotti.

Ha resistido todo en el ámbito deportivo, golpeado por la sanción de Lewandowski y, sobre todo, por las lesiones de Dembélé, uno de sus factores diferenciales en ataque, y <strong>Pedri</strong>, el jugador que da sentido y cohesión a todo su fútbol. Y ha sobrevivido a todo capaz de manejarse con extrema competitividad en medio de la tormenta del caso Negreira, que no ha penetrado en el vestuario del Camp Nou.

Los jugadores azulgrana celebrando el triunfo al finalizar el partido.

Los jugadores azulgrana&nbsp;celebrando el triunfo al finalizar el partido. / JORDI COTRINA

Números de campeón (y de récord)

Números de campeón (y de récord)

El Barça se levantó con grandeza de aquella derrota en Madrid. Desde entonces, 15 victorias, un empate (el Espanyol arrancó un 1-1) y una sola derrota: el 1-0 que le endosó el Almería. 46 puntos de 51 posibles revelan la contundencia de la reacción azulgrana, que contrasta con la debilidad del Madrid, quien emitió señales inquietantes en su rendimiento de justo antes de que la Liga se detuviera por el Mundial de Catar: empate en su casa con el Girona (1-1) y derrota en Vallecas.

Aunque Ancelotti no vio venir lo que sucedería después de la cita catarí con tres derrotas en tres meses (Villarreal, Mallorca y Barça) unido a tres empates (Real Sociedad, Atlético y Betis) que certificaron su decadencia en la Liga. Solo ha sumado 31 puntos de 45.

No pudo seguir el Madrid el endiablado ritmo del Barça de Xavi. Su proyección es, ahora mismo, de récord. Suma 68 puntos, los mismos que tenía en esta jornada el Barça de Tito (temporada 2012-13) cuando alcanzó los 100 puntos.

Ter Stegen celebra el triunfo del Barça sobre el Madrid en el clásico del Camp Nou.

Ter Stegen celebra el triunfo del Barça sobre el Madrid en el clásico del Camp Nou. / Efe

La estructura defensiva es el pilar del éxito

La estructura defensiva es el pilar del éxito

Encajó el Barça un gol en el Camp Nou, algo que es noticia. Más bien se lo marcó en propia puerta porque el centro de Vinicius golpeó, de forma inesperada, en la cabeza de Araujo para despistar a un sorprendido Ter Stegen. Pero el equipo de Xavi logró, ya con los cambios desesperados de Ancelotti en el tramo final del clásico, resistir en clave defensiva. No solo su zaga sino toda su estructuras.

No hay nadie en las grandes Ligas europeas que presente los soberbios números que llevan los azulgranas en España. Nueve tantos encajados en 26 jornadas; el Madrid más del doble porque ha encajado 21. Esa está siendo la llave del éxito en la Liga porque desde que perdió en el Bernabéu en octubre pasado Ter Stegen solo ha recibido cuatro goles. Ha mantenido, por lo tanto, la portería a cero en 13 de las últimas jornadas. El Madrid, en solo seis.

Sergi Roberto envía el balón entre los defensas fuera del alcance de Courtois para empatar a uno durante el clásico

Sergi Roberto envía el balón entre los defensas fuera del alcance de Courtois para empatar a uno durante el clásico / JORDI COTRINA

La valiosa aportación del banquillo

La valiosa aportación del banquillo

En momentos de máxima dificultad, y con las piezas claves del Barça en la enfermería, Xavi ha usado con acierto los recursos que tenía en el banquillo. En la larga ausencia de Dembélé, Raphinha ha elevado su figura con un papel determinante (dos goles, uno al Valencia, otro al Athletic, seis puntos). Y a la espera de que Lewandowski se reconcilie con el gol, estuvo Pedri anotando tantos claves hasta que se lesionó y se quedó el equipo a oscuras.

Hasta la apuesta por Sergi Roberto, simbolizada en el clásico de la Liga del Camp Nou, le salió de maravilla porque marcó el tanto del empate incendiando el ambiente culé. Y la prueba de que la plantilla, absolutamente desequilibrada (no tiene un lateral derecho específico y posee Xavi hasta tres laterales zurdos), ha tenido un valor incalculable.

Basta ver la irrupción de Kessié, que firmó el gol decisivo para entrar en la memoria del barcelonismo. Suplentes que han dado puntos en este decisivo tramo del campeonato para ir ampliando la diferencia hasta los 12. Y solo quedan 12 jornadas.

"No nos podemos sentir campeones. Pero esta Liga solo la podemos perder nosotros", proclamó un eufórico Xavi, quien alzó la voz para lanzar un mensaje reinvidicativo. "Es hora de valorar a este equipo". Un equipo que le ha sacado 15 puntos al Madrid en solo cinco meses. En media Liga. Y la ha hecho suya.

Suscríbete para seguir leyendo