SIN RESQUEMOR CON GIL MANZANO

Xavi sobre el duelo copero con la Real Sociedad: "Visualizo un partidazo"

"No me meto en más 'fregaos'" dice el técnico para no pronunciarse sobre la lamentable entrega de medallas de la final femenina de la Supercopa

Xavi, en uno de los entrenamientos previos al duelo de Copa con la Real Sociedad.

Xavi, en uno de los entrenamientos previos al duelo de Copa con la Real Sociedad. / FCBARCELONA

3
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Con el duelo ante la Real Sociedad, la Copa del Rey adquiere otra dimensión. El Barça se enfrenta a "un señor equipo", en palabras de Xavi. Además de ser un equipo de Primera, es el tercero en la Liga y se presenta en el Camp Nou con una racha de siete victorias consecutivas; dos de ellas en la Copa, por supuesto. La eliminatoria se ventila a partido único también y el factor campo sonríe a los azulgranas.

Hizo un breve llamamiento Xavi a que la afición acuda al estadio, tal vez innecesario en vistas de la magnífica afluencia habitual que registra el Camp Nou. El reclamo del técnico, añadido al interés de gozar del ambiente a favor que proteja y anime a sus futbolistas, incidió también en la calidad del rival.

"Visualizo un partidazo", comentó Xavi, ya que "el buen momento" de forma coincide con "el gran momento de forma" de la Real Sociedad. Acaso el matiz resida en que el Barça, de esos siete partidos ha empatado dos (Espanyol y Betis) y que el triunfo sobre el Getafe dejó un regusto decepcionante.

La incógnita bajo los palos

No quiso Xavi avanzar si mantendrá a Iñaki Peña bajo los palos. Ha defendido el marco en las dos eliminatorias previas (Intercity y Ceuta) o alineará a Ter Stegen al tratarse del primer rival de Primera. El año pasado jugó Neto ante el Linares y frente al Athletic, en San Mamés, ya recurrió al meta alemán. Xavi, que en Ceuta adelantó que Ansu Fati sería titular ante el Getafe, prefería rumiar un tiempo más la decisión. Tampoco, afirmó, lo desveló en el entrenamiento al mezclar titulares y suplentes.

A falta de comprobar el cambio en la portería, habrá cambios en otras líneas. Por ejemplo, vuelve Robert Lewandowski al eje del ataque. Pero en la Copa se topa, caprichosamente elegido, con Jesús Gil Manzano, el árbitro que le expulsó en el Osasuna-Barça previo al Mundial y por el que está cumpliendo tres partidos de sanción.

Ter Stegen, en el entrenamiento previo del Barça al duelo de la Copa ante la Real Sociedad.

/ FCBARCELONA

El Barça-Real femenino

"Al árbitro le recibiremos bien, como siempre", aseguró Xavi, quien subrayó que él siempre pide a sus futbolistas que no presten atención al juez de turno. Lewandowski, piensa el técnico, solo estará pendiente del juego, y no de Gil Manzano, aunque piense que es un árbitro estirado y soberbio, según el sentido que quiso dar el futbolista a los gestos que realizó tras ser expulsado y por los que le añadieron dos partidos de sanción al que tenía por acumulación de amarillas.

Pasó por encima Xavi del árbitro y también de la triste entrega de medallas al Barça femenino en la final de la Supercopa femenina ante la Real Sociedad. Una ceremonia lamentable por inexistente: nadie de la federación participó, y las futbolistas las tuvieron que recoger de una mesa.

"Tal como ha ido la semana, no me meto en más 'fregaos', preguntad a la Federación", respondió Xavi (en alusión a sus primeras declaraciones sobre Dani Alves, rectificadas al día siguiente), que aceptó como "un error nuestro" que el Comité de Competición haya eliminado al Barça femenino de la Copa por alineación indebida.

Gavi pelea con los jugadores del Getafe.

/ FCB

"Cuando Gavi va a la selección es un ejemplo de garra y coraje y cuando juega en el Barça se pasa de la raya... Es normal. Y si ganamos, gusta menos"

Xavi Hernández / Entrenador del Barça

La doble vara de medir

Noticias relacionadas

En cambio, no dejó de lado la corriente de opinión que desde Madrid se ha activado contra Gavi y su presunta dureza. Entre risas escuchó Xavi sabiendo que el origen de esa tendencia nace del mismo lugar que "el villarato" y "el doping" por el que se puso en cuestión el dominio del Barça de Guardiola sobre el Madrid.

"Cuando va a la selección es un ejemplo de garra y coraje y cuando juega en el Barça no gusta tanto y se pasa de al raya... Es normal. Y si ganamos ganamos gusta menos", dijo sonriente al ver la doble vara de medir que él ya conoció en su época. Xavi piensa que recibe más faltas de las que comete, aunque no se piten y envió un mensaje al propio Gavi: "Que esté tranquilo, que no afloje y le ponga la misma pasión incluso más".