EMPATE PARA REFLEXIONAR

La frustración de Xavi tras el triste estreno en la Liga

Xavi, escoltado por sus ayudantes Sergio Alegre (izquierda) y Òscar Hernández (derecha) da instrucciones a sus jugadores en el Barça-Rayo.

Xavi, escoltado por sus ayudantes Sergio Alegre (izquierda) y Òscar Hernández (derecha) da instrucciones a sus jugadores en el Barça-Rayo. / Jordi Cotrina

6
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

Ni él, que se considera una de las personas más optimistas del mundo, imaginó un estreno así de frustrante. Su Barça, ahora le pertenece desde inicio a fin, descendió súbitamente de la nube de entusiasmo en que vivía apalancado por cinco fichajes, más la continuidad de Dembélé, que le dan un innegable salto de calidad a la plantilla.

Pero Xavi descubrió ante el Rayo que el equipo se quedó seco, siendo cada vez peor, a medida que pasaban los minutos, sin puntería en el remate y sin que sus cambios lo reanimaran.

Sostenido, eso sí, en dos ocasiones por la poderosa mano derecha de Ter Stegen, una de las grandes noticias de una amarga noche de estreno azulgrana en la Liga. Un empate (0-0) para reflexionar, que obliga como dijo Xavi, para "mejorar muchas cosas".

Xavi, en actitud seria, durante el Barça-Rayo en el Camp Nou.

/ Jordi Cotrina

"Las expectativas que se han generado nos han pesado un poco"

Más allá de los argumentos tácticos (Iraola ha construido un atrevido, ordenado y valiente Rayo al cual el Barça ha sido incapaz de meterle un gol en 270 minutos), Xavi halló otra explicación "motivacional" para justificar el inesperado apagón que vivió su equipo en el Camp Nou.

Prisionero, según el técnico, como quedó el Barça de las enormes expectativas que había levantado con la reconstrucción de la plantilla. "Esas expectactivas nos han pesado un poco, no lo digo como excusa, pero los jugadores han estado más rígidos y tensos en la toma de decisiones", argumentó el técnico, quien no entendía la precipitación de un Barça apresurado e impreciso.

 Busquets comenta aspectos técnicos con Lewandowski junto a Pedri

/ JORDI COTRINA

"Les dije a los jugadores que la presión es para mí"

Ya intuía Xavi antes del empezar el partido que esa gestión emocional del debut con el Rayo resultaría complicada. Antes de empezar el partido, y en el vestuario del Camp Nou, se dirigió a sus jugadores buscando un mensaje tranquilizador. "Les dije que la presión es para mí", recalcó el técnico, consciente de que Laporta le ha puesto un súper equipo en las manos, por lo que resulta imprescindible obtener rendimiento inmediato.

Y ya en el primer día llegó el primer borrón. Sabe Xavi mejor que nadie que se le medirá por títulos porque agotó de noviembre a mayo pasado el período de comprensión. La plantilla es mucho mejor y, por lo tanto, el nivel de presión aumentó. De ahí que el técnico intentara liberar a sus futbolistas de esa responsabilidad. Aunque no tuvo éxito.

Lewandowski se lamenta durante el Barça-Rayo en el Camp Nou.

/ Jordi Cotrina

"Debemos ser autocríticos, estamos decepcionados".

El Barça no gobernó emocionalmente al Rayo. Ni tampoco tácticamente, incapaz como fue de dominar el partido ni con una línea de cuatro defensas o de tres como acabó el partido. No tuvo continuidad en su juego, como reveló Xavi, y defensivamente sufrió con el experimento fallido, el sábado sí, de Araujo como lateral derecho.

Ansu Fati, que salió en la segunda mitad, durante el Barça-Rayo.

/ Jordi Cotrina

"Nos ha faltado efectividad y temple"

Remató mucho el Barça, pero sin puntería. Hasta 21 disparos firmó el conjunto de Xavi, pero solo seis de ellos fueron a la portería rayista (28%). Hasta cinco delanteros empleó el técnico para quebrar esa ansiedad que se iba adueñando del equipo. Empezó con Raphinha (extremo derecho), Lewandowski (delantero centro) y Dembélé (extremo izquierdo). A la media hora de partido, el brasileño intercambió la banda con el francés. Pero más de lo mismo.

Hasta cinco delanteros usó Xavi ante el Rayo. Pero el Barça se quedó seco: 21 remates, seis a portería y cero goles

Luego, terminó inyectando más energía ofensiva con Ansu Fati (extremo izquierdo) y Aubameyang (compartiendo el eje con Lewandowski), pero no dio Xavi con la tecla. Usó a cinco de los siete delanteros que posee en su plantilla: Memphis, a quien no quiere, y Ferran Torres, que recibió el viernes el alta médica, pero no ha jugado ni un minuto este verano, fueron los únicos que se quedaron sin pisar el césped. Y el Barça, que empezó eléctrico y animado, terminó ofuscado y triste.

 Xavi se dirige a sus jugadores anoche en el Camp Nou

/ JORDI COTRINA

"Tenemos que exigirnos mucho más, a mí como entrenador y a los jugadores"

Nada más acabar el frustrante empate con el Rayo, Xavi reveló que volvería a visionar el partido para insistir en los viejos problemas que dañaron la imagen del Barça. Habían "trabajado", como dijo el técnico, varios aspectos, pero no supo su equipo "atacar" como debía ya que estuvo cortocircuitado por ese sólido Rayo. "Hay que exigirnos mucho más, a mí como entrenador y a los jugadores", confesó el técnico enarbolando la bandera de una necesaria autocrítica.

Frenkie de Jong, pensativo durante el Barça-Rayo en el Camp Nou.

/ Jordi Cotrina

"Ya he dicho que nos debemos seguir reforzando"

Y Xavi pide más fichajes. No le basta con Christensen y Kessié. Tampoco con Lewandowski, Raphinha y Koundé, el único que aún no está inscrito en la Liga. Necesita el técnico laterales. Un diestro (Dest, el único puro que hay en la plantilla, ni lo convocó el sábado) y un zurdo (Alba no tiene competencia). El mercado sigue abierto hasta el 31 de agosto y la plantilla no está ni mucho menos cerrada.

El Chelsea insiste por Aubameyang, Frenkie de Jong no se quiere ir, Bernardo Silva se va despidiendo del City preparando las maletas de camino al Camp Nou y Marcos Alonso confía en que se cierre su fichaje para llenar la banda izquierda de la zaga del Barça de más recursos. Y Memphis, el séptimo delantero de siete, negocia con la Juventus al comprobar que es el último de la fila, aunque todo podría cambiar si Auba regresara a la Premier.

"Tenemos tiempo hasta el 31 de agosto. No sé qué va a pasar en el mercado"

Xavi, técnico del Barça

Noticias relacionadas

"Tenemos tiempo hasta el 31 de agosto. No sé qué va a pasar en el mercado", reconoció el técnico azulgrana. «Frenkie no es suplente. Es un jugador importante, entró muy bien en el partido. Si está con nosotros nos va dar y más si entra con esta actitud y con este nivel", añadió Xavi, quien suplica la llegada de laterales para fortalecer la estructura defensiva.

Laporta esperando el milagro en el palco del Camp Nou mientras el equipo seguía empatando a cero en el debut en la Liga

/ JORDI COTRINA

"Hay que tener paciencia y creer en el modelo".

El Barça sufrió un inesperado paso atrás, con un negativo impacto emocional. En el inicio de un esperanzador nuevo proyecto retornó a épocas pasadas. Pero Xavi apeló a la "paciencia" para no caer en las urgencias y defendió «el modelo». El problema es ejecutar bien ese modelo, algo que no hizo el sábado.