ETERNO RETORNO

Stoichkov, Alves, De la Peña: regresos sonados al Camp Nou

Aunque, de concretarse, el de Messi sería el retorno más impactante, otros ídolos hicieron el camino de ida y vuelta

Alves, en su presentación oficial en el Camp Nou.

Alves, en su presentación oficial en el Camp Nou. / FCBARCELONA

4
Se lee en minutos
Roger Pascual
Roger Pascual

Periodista

Especialista en fútbol, baloncesto, balonmano

Escribe desde Barcelona

ver +

El regreso de Leo Messi, de concretarse el año que viene, sería el más sonado de la historia del Barça. Pero no sería el único. Sin contar los casos de canteranos que se fueron antes de debutar con el primer equipo (Gerard PiquéCesc FàbregasJordi AlbaEric Garcia, Gerard LópezLuis García), ha habido tres casos célebres: Hristo Stoichkov, Iván de la Peña y Dani Alves.

Stoichkov ejecuta un penalti al meta Abel en el Barça-Atlético de la Liga 93-94.

/ Jordi Cotrina

Hristo Stoichkov

Pocos jugadores han logrado un nivel de conexión con la grada del Camp Nou como Hristo Stoichkov. Por eso fue tan dolorosa su salida al Parma en 1995, aunque más que un adiós fue un hasta luego. Había echado tantas raíces en esa ciudad en la que había ganado cuatros Ligas y la primera Copa de Europa del club, además del Balón de Oro, que a los pocos meses ya quería volver, porque su corazón búlgaro estaba en Barcelona. "Echaba muchísimo de menos Barcelona. Cada vez que volvía a Catalunya experimentaba una profunda nostalgia", explica en el carismático exdelantero en su reciente autobiografía. "Tras una entrega de premios en Barcelona, coincidí con Cruyff y le invité e cenar. Durante la cena le anuncié que quería volver y sin titubeara el míster dijo que 'okey; y allí mismo, delante de él, llamé al presidente Josep Lluis Núñez para que pusiéramos en marcha la 'Operación El Muchacho Regresa'".

Lo que no se esperaba es que en su retorno no estaría bajo la batuta del padre del 'dream team', sino de la de Bobby Robson, primero, y Louis Van Gaal. Con el primero aún jugó (y ganó la Recopa, la Copa del Rey, la Supercopa de España), mientras que con el compatriota de Cruyff chocó desde el primer momento y no terminó la temporada. "Van Gaal, para mí, ya no existe", dijo tras confirmar su vuelta al CSKA en marzo de 1998.

Iván de la Peña junto a Ronaldo en el Camp Nou.

/ JOAN CORTADELLAS

Iván de la Peña

Era el líder de la 'Quinta del Mini', la última camada de canteranos a la que Johan Cruyff dio la alternativa en su tramo final en el banquillo del Camp Nou. 'Lo Pelat' era un centrocampista luminoso, que disfrutaba de arriesgar buscando siempre el último pase saltando líneas de presión y que formó una lucrativa sociedad el año que coincidió con Ronaldo. Pero, con la llegada de Louis van Gaal, todo cambió. El técnico neerlandés, al que no le gustaba su anarquía táctica, no le dio la confianza que le habían brindado Cruyff ni Robson. El talento cántabro fue traspasado a la Lazio en verano de 1998.

Las cosas no salieron en el Calcio como esperaba: pese a empezar como titular en el esquema de Sven-Goran Eriksson una lesión truncó su adaptación y al año siguiente se marchó cedido al Olympique de Marsella, donde tampoco encontró su sitio. Joan Gaspart le abrió las puertas del Camp Nou. "Iván regresa a su casa, al Barça", sentenció el presidente, que dio un golpe de efecto para cubrir el traspaso de Ronald de Boer y la lesión de Pep Guardiola. Pese a que Llorenç Serra Ferrer, el técnico, le había dicho que no le quería, Gaspart le prometió que si regresaba sería una pieza clave, pero solo fue titular en tres partidos tanto con Serra Ferrer como con su sustituto, 'Charly' Reixach. "Yo no quería ser siempre titular pero sin ese compromiso, yo no habría venido", lamentó al final de temporada y antes de fichar por el Espanyol, donde encontraría la continuidad y el protagonismo.

Dani Alves en un partido de liga

/

Dani Alves

El futbolista más laureado de la historia, con 44 títulos (23 de ellos con la casaca azulgrana), se despidió este verano sin haber podido levantar un trofeo más con el escudo del Barça en su segunda vida azulgrana tras un paréntesis de cinco años.

Noticias relacionadas

Alves fue uno de los primeros fichajes de la 'era Guardiola' hace 14 años. Tenía 25 años y el Barça pagó por él 32 millones de euros al Sevilla. Fue una de la inversiones más rentables de la historia azulgranas y ganó tres Champions hasta que en 2016 decidió irse. La falta de sintonía que tenía con Josep Maria Bartomeu contrastaba con la que siempre ha tenido con Joan Laporta, que le repescó cinco años después. Con 38 años llegó gratis ya que se encontraba sin equipo después de rescindir su contrato con el Sao Paulo.

Más allá de lo que pudiera aportar en el campo, el técnico egarense valoraba el buen ambiente de grupo que genera, además del liderazgo y la experiencia que podía aportar a un vestuario lleno de jóvenes talentos. Fichado en noviembre, no pudo debutar hasta que se abrió el mercado de invierno en enero. En su última etapa, pese a no tener ya la velocidad de antaño, dio un digno rendimiento y jugó 17 partidos (14 de Liga, 2 de Copa y 1 de Supercopa), marcando un gol y dando cuatro asistencias. Ahora, con 39 años recién cumplidos, se podrá despedir en el Gamper, que disputará con el Pumas mexicano, de su amado Camp Nou.