AMBOS CON CLÁUSULA DE 500 MILLONES

El Barça anuncia los fichajes de Kessié y Christensen hasta 2026

El Barça anuncia los fichajes de Kessié y Christensen hasta 2026
3
Se lee en minutos
Marcos López / Joan Domènech

Han llegado los primeros refuerzos para Xavi. Refuerzos baratos (Kessié y Christensen han llegado a coste cero), pero imprescindibles para elevar el nivel de calidad de la plantilla, además de permitirle al técnico disponer de más recursos de cara a la temporada que arranca en agosto con la Liga.

Kessié, el interior que no tenía Xavi

No es solo lo que se ve. Y a primera vista se ve mucho. Pero Franck Kessié, internacional de Costa de Marfil (25 años), engaña. Engaña pensar que es solo un centrocampista poderoso físicamente, sin una posición absolutamente definida en esa área tan estratégica del campo.

No es un medio centro al uso. Ni tampoco un interior tradicional, aunque su porcentaje de acierto en el pase suele ser muy alto. Va y viene con energía, transitando con astucia por esas zonas tan calientes, camuflado bajo esa potente carrocería (mide 1.83 m, pesa 88 kg) que hace pensar que su fútbol debe ser tradicionalmente lento. Aunque no lo es, acostumbrado como está a la toma de decisiones, por mucho que su evolución le haya ido adelantado.

El exjugador del Milan tiene a Touré Yayá, el primer costamarfileño que jugó en el Barça, como su ídolo

Habitualmente, los medio centro suelen terminar siendo centrales. ¡Qué se lo pregunten, por ejemplo, a Touré Yaya! El primer futbolista de Costa de Marfil que se vistió la zamarra azulgrana (2007-2010), ídolo precisamente de Kessié. Brilló en el Camp Nou, reconvertido, precisamente, en central, pero se marchó, y por voluntad propia, al Manchester City porque veía que vivir a la sombra de Sergio Busquets se le haría insoportable. El segundo costamarfileño que ha fichado el Barça es el exjugador del Milan, que empezó de central, dotado, eso sí, de una enorme técnica, hasta ser ubicado en el cruce de caminos.

Descubierto por el Atalanta en una Copa de África sub-17, Kessié transitó por todas las categorías, el filial del club de Bérgamo, cesión al Cesena, de la Serie B italiana, antes de que Gasperini moldeara a un futbolista que llamó la atención del Milán, quien pagó 24 millones de euros hace cinco años por él. Vio que no solo es músculo, potencia y gol, además de un excelente lanzador de penaltis (24 goles en 28 lanzamientos en las seis últimas temporadas), sino que compensa y cohesiona al equipo. Es un tipo de interior que no tenía Xavi. 

Christensen, un defensa experto, con físico y pase

El séptimo central de la plantilla dejará muy pronto de ser último de la lista. Y no solo porque Clément Lenglet ande ultimando su pase al Tottenham, Òscar Mingueza haya sido invitado a buscarse la vida y el club empuje a Samuel Umtiti hacia la puerta de salida para regresar al fútbol francés, sino porque Xavi le ha elegido expresamente a él para fortalecer la defensa del Barça.

Tras una década en la disciplina del Chelsea, que lo fichó del juvenil del Brondby cuando tebía 17 años, Andreas Christensen es el escogido por Xavi para reforzar, y nunca mejor dicho, una defensa que dio demasiados síntomas de debilidad en la pasada campaña, seguramente inadmisibles para aspirar al título de Liga y, sobre todo, a la Champions, que serán las demandas a las que deberá atender el técnico azulgrana al comenzar la campaña desde el primer día.

El danés llega para competir con Eric, Piqué y Araujo por los dos puestos de central, a no ser que la llegada de Azpilicueta, excompañero suyo en el Chelsea, también recale en el Camp Nou

Christensen llega para competir con Eric, Piqué y Araujo por los dos puestos de central, a no ser que la llegada de César Azpilicueta, excompañero suyo en el Chelsea, también recale en el Camp Nou y aumente la competencia.

Noticias relacionadas

Christensen fue una apuesta ciega, por incondicional del Chelsea, cuando lo dirigía André Villas-Boas, aunque su destino era el sub-18, con el que conquistó la Youth League de la temporada 2014-15. Debutó en el primer equipo cuando mandaba José Mourinho, pero barruntó que le daría pocas oportunidades y fue cedido al Borussia Moenchengladbach.

Acabada la cesión de dos temporadas, Christensen regresó a Stamford Bridge, ya como internacional absoluto por Dinamarca. No estaba Mourinho, sino Antonio Conte. Otro italiano (Maurizio Sarri), un inglés (Frank Lampard) y un alemán (Thomas Tuchel) siguieron creyendo en él. Y también un catalán, Xavi, que quiere un defensa con poderío en los duelos físicos y calidad en los pases.