LA PLANIFICACIÓN AZULGRANA

Nadie sale aún del Barça

Clément Lenglet y Samuel Umtiti, a punto.

Clément Lenglet y Samuel Umtiti, a punto. / FCB

5
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

Nadie se quiere ir del Barça por ahora. Ni Dembélé, aunque pronto se sabrá si se queda o no, quizá este mismo lunes. Queda una semana para que el proyecto de Xavi se ponga en marcha y todo continúa igual. El mercado se abre oficialmente el 1 de julio, pero el técnico observa con inquietud los imperceptibles movimientos.

Tanto en fichajes, el Bayern, según reveló ayer Sky Sport, ha tasado a Lewandowski en 60 millones de euros, como en salidas, condicionada totalmente la política deportiva a las dificultades económicas que ahogan al club azulgrana.

Nadie se va del Barça por propia voluntad, por mucho que Xavi fuera contundente y rotundo en su mensaje hacia los jugadores que no entran en sus planes. Hasta ahora, solo se han producido tres bajas en el primer equipo. El traspaso de Jutglà al Brujas por cinco millones de euros encaja más en la estructura del filial, donde acabó jugando los últimos meses de la pasada temporada.

Las tres únicas bajas (Alves, Adama y Luuk de Jong) se han marchado porque acababan contrato este 30 de junio

Se han marchado, y no querían hacerlo, Alves, a quien el Barça no ve con garantías de ofrecerle un espacio justo antes del Mundial de Catar, Adama Traoré, cuyo rendimiento menguó de forma notable tras un excelente inicio después de llegar en el mercado invernal, y Luuk de Jong, cabeza salvadora para Xavi con seis tantos en la Liga que dieron valiosos puntos al equipo. Solo tres se han ido, pero de forma obligada porque expiraba el vínculo contractual el 30 de junio. O sea, este jueves.

Salarios fuera de mercado

 Pero los demás, a ocho días de iniciarse la pretemporada, siguen aferrados a su taquilla en el Camp Nou. No solo porque le avala un documento sino porque poseen fichas inasumibles en estos tiempos para el resto de los equipos.

Dembélé, en el entrenamiento del Barça previo a la visita del Atlético al Camp Nou.

/ FCBARCELONA

Por mucho interés que haya sobre los descartes de Xavi, piezas que no han tenido impacto alguno en el Barça, resulta casi imposible encajarlo en la escala salarial de su nuevo destino, desbocados sus salarios, firmados todos en la oscura época de Josep Maria Bartomeu.

El club no halla todavía las fórmulas para librarse pronto de jugadores que no cuentan para Xavi

Ese problema también forma parte de la herencia envenenada que legó el anterior presidente a Laporta. No solo por la duración de sus contratos (Umtiti y Lenglet tienen todavía cuatro años más, a Braithwaite le quedan aún un par de temporadas y Neto, que lleva meses diciendo que se quiere ir, pero luego se queda calentando banquillo a Ter Stegen, no acaba hasta el 2023) sino porque la ficha de todos ellos está pactada en los tiempos previos a la pandemia.

Resulta, por lo tanto, un verdadero problema para el Barça porque no hay equipos que puedan llegar a esas cifras, por lo que exigen, en la mayoría de los casos, que el club azulgrana asuma una parte de la misma para liberarse de ese problema deportivo. Y, al mismo tiempo, económico.

Coutinho posa con la camiseta del Aston Villa tras anunciarse que el Barça lo ha vendido.

/ @AVFCOfficial

Pocas y baratas ventas

 El mercado, que aún no abrió sus puertas de forma oficial, pero sí real, tampoco ayuda porque está moviéndose de forma muy lenta, con los marginados del Barça ganando tiempo.

Lewandowski se despide de la hinchada del Bayern en el último partido de la Bundesliga en Wolsfburgo.

/ Friedelmann Vogel / Efe/EPA

En España, no hay dinero. Solo el Madrid ha tenido recursos para invertir casi 100 millones de euros en Tchoumaneni (80 fijos y 20 en variables).

El Bayern tasa ahora a Lewandowski en 60 millones, el doble de lo que ha pagado por Mané 

Pero el drama aumenta, sobre todo, a nivel de ventas. La más cara ha sido, de momento, la realizada por el Sevilla traspasando a Diego Carlos al Aston Villa (31 millones), seguida por la del Barça quien dejó definitivamente a Coutinho en el West Ham (20) tras costar 120 más 40 en variables hace cuatro años, junto a la firmada por el Getafe, quien envió a Mathias Olivera al Nápoles (11) y el Betis se quedó ya en propiedad a Willian Jose abonando 10 millones a la Real Sociedad.

Pjanic, en su presentación como nuevo jugador del Besiktas.

/ @Besiktas

Y vuelven cinco cedidos

 Para entender la dimensión de estas pobres cifras comparadas con las que se manejan en la Premier, la liga europea con más músculo financiero, si Mateu Alemany lograra convencer a Frenkie de Jong para que abandonara el Camp Nou camino del Manchester United obtendría 80 millones, más incluso que las cuatro operaciones anteriores juntas (71).

Necesita, por lo tanto, Xavi que se vayan resolviendo todas esas ventas para no empezar con un enrarecido ambiente su segundo proyecto en el Barça que es, en realidad, el primero. Además, le vuelven al técnico cinco cedidos a los que también se debe hallar acomodo.

Trincao supera a Fred en el duelo con el Wolves ante el Manchester United.

/ Tim Keeton / Efe

Además, vuelven cinco cedidos al Camp Nou (Pjanic, Trincao, Collado, Iñaki Peña y Rey Manaj) a los que se debe buscar acomodo

Noticias relacionadas

Trincao (Wolverhampton), Pjanic (Besiktas), el meta Iñaki Peña (Galatasaray), Collado (Granada) y Rey Manaj (Spezia) retornan al Camp Nou con pocas opciones de quedarse.

Si acaso, Collado e Iñaki, siempre y cuando Neto salga, a no ser que no se encuentre destino para Trincao, con el consiguiente problema económico que supone Pjanic. Las carpetas se amontonan en el despacho de Alemany, con Xavi apurando sus últimos días de vacaciones suspirando, sobre todo, para encontrar el dinero que le traiga a Lewandowski, pilar, sí o sí, del nuevo proyecto.