ACTUALIDAD AZULGRANA

El Barcelona se propone unos ingresos de 740 millones con los activos económicos

  • El Barça convoca una asamblea extraordinaria el 16 de junio para activar las palancas económicas que abran el margen salarial

  • La junta contempla ingresar 200 millones por la venta del 49,9% de la gestión del merchandising y 540 millones por dos paquetes de los derechos de televisión

Imagen de la Junta Directiva, en la Jonquera.

Imagen de la Junta Directiva, en la Jonquera.

3
Se lee en minutos
Albert Guasch
Albert Guasch

Periodista

ver +

La Junta Directiva del FC Barcelona ha convocado a los socios y socios compromisarios a una Asamblea Extraordinaria el próximo 16 de junio para activar las llamadas palancas económicas con las que recuperar el pulso perdido. Los socios deberán autorizar a la junta la venta del 49,9% del Barça Licensing & Merchandising (BLM) y un máximo del 25% de los derechos de televisión de la liga de los próximos años.

La cita con los socios será de forma telemática un jueves a las 18.30 horas desde el Auditori 1899 y tendrá lugar solo 15 días antes del cierre del ejercicio económico. Apura la junta para poder cuadrar el presupuesto de 765 millones, aunque lo fundamental ahora mismo es obtener aire en forma de límite salarial para poder inscribir a las nuevas adquisiciones negociadas o en vías de negociación que reclama Xavi.

La directiva, reunida este martes en La Jonquera, no pedirá a los socios que aprueben un acuerdo concreto, sino solo la autorización para emprender “acciones económicas”, que es la expresión utilizada en el anuncio de la junta. La obtención de estos ingresos marcará la capacidad de maniobra de la presidencia de Joan Laporta y, al tratarse de acuerdos de muy largo plazo, también de las presidencias futuras.

Complejo y lucrativo

Con el acuerdo por la gestión del merchandising el club calcula unos ingresos de 200 millones de euros. Hay un compromiso con la sociedad Fanatics & Investindustrial. Al ser expertos en la materia, se confía en potenciar la capacidad de explotación de este consorcio creado en su día por Josep Maria Bartomeu.

Más complejo es el acuerdo por los derechos de televisión. Es el más lucrativo, pero también el que genera disensiones dentro de la junta. No todos están a favor de unirse al plan de Javier Tebas con CVC en la llamada Liga Impulso, que comporta vender el 10% de explotación televisiva para los próximos 50 años a cambio de 270 millones. 

Es la vía rechazada en su día por Laporta por conllevar deuda y, de alguna forma, impidió la continuidad de Leo Messi. Pero es la que proporciona mayor margen salarial, según las reglas que marca caprichosamente Tebas. Considerando que un 15% de estos 270 millones servirían para ampliar el ‘fair play’, el Barça obtendría unos 40 millones de colchón que permitirían inscribir a Christensen, Kessié y hasta Lewandowski. 

Maniobra de extorsión

En la junta algunos ven una maniobra de extorsión por parte del presidente de LaLiga. En este sentido, el club se reserva un 15% adicional de la explotación televisiva -hasta el 25% que consulta a los socios-, para firmar con la misma CVC un segundo acuerdo o algún otro compañero de viaje un traje a medida que podría suponer los ingresos de otros 270 millones de euros. Al no ir de la mano de Tebas, el límite salarial que se abre es una incógnita, seguramente bastante inferior respecto a LaLIga Impulso.

Solo faltó que Tebas dijera este martes que “no sé si venderán a De Jong o a Pedri o a 'Pepito Pérez', pero saben que deben ingresar más y vender activos, tiene que llenar la despensa como ha hecho el Madrid, porque a día de hoy no puede fichar a Lewandowski”. Laporta se indignó y exhortó al presidente de LaLiga que “se abstenga de hacer declaraciones que perjudican claramente los intereses del FC Barcelona”. 

Noticias relacionadas

La junta directiva, en cualquier caso, contempla una inyección total de 740 millones (200 + 270 + 270). Y eso sin contar la tercera palanca, aprobada por una anterior asamblea, que sería la venta del 49% de la gestión de Barça Studios. Se avecinan, pues, días decisivos para la estabilidad de la junta y de la institución y para la potenciación de la plantilla. 

La reunión sirvió también para aprobar la recuperación del nombre del Barça Athletic para el filial azulgrana en lugar del Barça B como hasta ahora.