NI HAALAND NI MBAPPÉ

Laporta pone fin a los fichajes "súper tops'

Laporta, en la entrevista que concedió al programa ’Tot Costa’ de Catalunya Ràdio.

Laporta, en la entrevista que concedió al programa ’Tot Costa’ de Catalunya Ràdio. / @totcosta

5
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

Llegó puntual. Muy puntual. Incluso aguardó en el coche, situado en plena Diagonal barcelonesa, atendiendo uno de los dos teléfonos móviles que le iban de mano en mano. Vestido iba Joan Laporta de azul oscuro (pantalón, camisa, americana) y sin corbata alguna se presentó este martes en el estudio de Catalunya Ràdio para poner nota a una temporada ("es un aprobado justito y poco más, queremos más") en la que el Barça no ha competido ni por los títulos.

Tampoco puede competir el Barça con los grandes fichajes, tipo Haaland, que ya se ha comprometido con el Manchester City de Pep Guardiola, ni tampoco por traerse a Mbappé, que aún no ha anunciado si continúa en el Paris SG o emprende la aventura del Madrid. "Ni qué tuviésemos dinero para hacerlo lo haríamos", ha dicho el presidente.

"Mbappé pide 40 0 50 millones de euros netos, son jugadores súper tops. Y después ni uno ni otro ganan Champions"

Laporta, presidente del Barça

El club azulgrana ha entrado en una obligada política de austeridad después de gastar más de 350 millones en solo tres jugadores (Dembélé, que está más lejos que dentro del Camp Nou, Coutinho, ya vendido al Aston Villa, y Griezmann, cedido al Atlético), lo que ha lastrado su planificación deportiva y económica.

"Mbappé pide 40 0 50 millones de euros netos, son jugadores súper tops. Y después ni uno ni otro ganan Champions", ha dicho en referencia al francés y al noruego al que no citó por su nombre.

"Hablar de sueldos de 25, 30 o 40 millones netos no lo haremos porque distorsiona el gasto y la estructura salarial, más allá de los contratos heredados", ha indicado el dirigente azulgrana.

 "Con Xavi ha habido una recuperación en el juego y hubo un momento mágico, el 0-4 del Bernabéu, y estábamos comenzando a resurgir, pero se lesionaron jugadores importantes", reveló el presidente, citando a Pedri y Piqué, además de asumir que "no hay una plantilla consolidada por lo que existen ciertos desequilibrios".

Sin dinero, de momento, para la revolución

El Barça necesita una revolución deportiva. Pero todo está supeditado, como admitió hace días el propio Xavi, al dinero. Laporta piensa igual, aunque mantuviera su mensaje ambicioso. Pero con un sentido mucho más pragmático.

Lewandowski se despide de la hinchada del Bayern en el último partido de la Bundesliga en Wolsfburgo.

/ Friedelmann Vogel / Efe/EPA

Ni se detuvo en nombres como el de Lewandowski, imprescindible para que Xavi tenga el goleador que requiere. "Dejemos trabajar a la dirección de fútbol y la secretaría técnica. Pero tenemos que activar algunas de las opciones para sanear la situación económica del club", añadió el dirigente.

La vía CVC

"Esa es la prioridad. Y si se hace algunas de las cosas habríamos saneado todo o en parte la situación del club", indicó Laporta, asumiendo la necesidad de ejecutar una profunda remodelación en la plantilla. Pero insistiendo, una y otra vez, en que "la prioridad es la economía". En ese sentido, el Barça trabaja "con una serie de opciones, que si ejecutamos una o dos nos permitirá tener fair play cash".

Se refería el presidente, sobre todo, al acuerdo con CVC, algo del que renegaba durante la campaña electoral hace año y medio y ahora es, en cambio, el factor que le puede permitir equilibrar las cuentas del club, "con un patrimonio negativo de 500 millones".

"La masa salarial muy elevada no se acaba hasta finales de la temporada que viene"

Laporta, presidente del Barça

Teniendo en cuenta, además, que la "masa salarial muy elevada no se acaba hasta finales de la temporada que viene". De ahí que resulte imprescindible activar algunas de esas "palancas" para tener liquidez y recursos en la regeneración de la plantilla. "Tenemos muchas, hay que activar la que más nos conviene. Hay seis interesadas en Barça Studios", reveló el presidente, asumiendo que se están poniendo en venta el "10% de los derechos de televisión" del club en los próximos 50 años.

 "La propia operación con CVC garantiza el fair play, combinada con otras palancas", subrayó Laporta, aguardando, eso sí, a que "esperen a que se ajusten a nuestras contrapuestas", matizando que "antes era el 100% de los derechos de televisión y ahora es solo el 10%, aunque es como una manta corta y ninguna es perfecta, por lo que debemos escoger la que más nos interese".

"Una empresa familiar"

Además, Laporta defendió la necesidad de gestionar el Barça como si fuera "una empresa familiar", con plenos poderes ejecutivos para él tras la renuncia de Ferran Reverter como CEO. "En los momentos de crisis hay que cerrar filas. Y los conocimientos que tenemos del Barça son muy útiles en momentos de máxima dificultad", insistió el dirigente, quien ha diseñado "una estructura" de poder "menos piramidal y más transversal donde todos me reportan a mí. Lo he hecho para acelerar el saneamiento del club y lo seguiremos llevando como una empresa familiar".

Noticias relacionadas

El presidente no ha dado pistas sobre los planes deportivos de Xavi. No ha querido decir el número de jugadores que causarán baja este verano, aunque sí ha confirmado una comida ayer en Barcelona con dirigentes del Valencia para analizar el futuro de Soler y Gayà, dos jugadores que interesan a Xavi.

Pero todo depende del dinero que pueda encontrar para complacer al técnico. De momento, ni siquiera ha podido asegurar, como pedía el entrenador, la continuidad de Dembélé. "Se quiere quedar, pero está tentado por otras opciones. Si no se queda, no pasa nada. Reforzaremos esta posición como debe ser", argumentó Laporta, quien aún busca la palanca decisiva para que el nuevo Barça se ponga ya en marcha.