En Directo

FC BARCELONA - RAYO VALLECANO (0-1)

El Rayo hunde al Barcelona en una depresión

El equipo azulgrana sufre la tercera derrota seguida en casa, incapaz de remontar un gol adverso en los inicios 

Ter Stegen, abatido tras el gol del Rayo

Ter Stegen, abatido tras el gol del Rayo

Albert Guasch

Albert Guasch

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

No era el partido de ayer del Camp Nou la invitación a la fiesta más buscada de la ciudad. El Rayo Vallecano carece de sensualidad comercial y no le acompañan barras bravas como el Eintracht alemán. Pero instalado cómodamente en la mitad de la tabla, los de Vallecas se presentaron liberados y atrevidos y escondieron toda la bebida. No hubo fiesta alguna. Más bien un funeral. El Rayo endosó a los azulgranas la tercera derrota seguida en casa (0-1) y la desorientación se ha apoderado definitivamente del equipo y el banquillo barcelonistas. 

Ante el Rayo se presentó el Barça como el feo y tímido de la fiesta, encogido y buscando las sombras. Conseguir un puesto para la próxima Champions no es la motivación palpitante de intentar abrazar la Liga, pero no es un asunto menor. Y si bien no resulta apropiado dudar de sus ganas, pues no son estos futbolistas resabiados y acomodaticios, parece una evidencia que de repente se han aguado las ideas y se han perdidos los automatismos que hicieron soñar en el Bernabéu que el futuro ya estaba aquí. Qué ilusos. Quedan cinco partidos que pintan a agonía.

Perfil bajo de Frenkie

Individualicemos. Frenkie de Jong sigue jugando con una bola de hierro atada al pie. En un momento de la primera parte encadenó varias pérdidas y la grada se exasperó. Espabila, le vino a decir con unos silbidos potentes. No lo hizo. Un actor que necesite interpretar a un personaje frustrado, que mire a De Jong y su lenguaje corporal. Continúa siendo aquel que promete tanto y defrauda por igual. Xavi, claro, cree en él, lo dice a la mínima oportunidad, así que de cara a la próxima pretemporada tiene ante sí el desafío de encontrar la llave que le libere. Ayer lo envió a la ducha pronto. 

El post partido de Marcos López. El Barça sigue cayendo

El post partido de Marcos López. El Barça sigue cayendo. /

Gavi inicia una jugada de ataque en el Barça-Rayo del Camp Nou.

Gavi inicia una jugada de ataque en el Barça-Rayo del Camp Nou. / Jordi Cotrina

El neerlandés se puso en el foco con su insípido juego, pero encontró a su vera a unos cuantos compinches de vestuario que poco le pudieron reprochar. Mal partido de Ferran. De Aubameyang. De Dest… Mal partido como colectivo. El equipo de Xavi se ha quedado a oscuras desde hace unos cuantos días. Le cuesta crear ocasiones, conectar entre sí, ponerse mandón sobre el partido como corresponde a su jerarquía.

Poca inspiración

Hubo algunos momentos de la primera parte que habría ido bien una granizada a plomo propia de Sant Jordi para interrumpir el partido. Tan baja era la inspiración, tan desoladora era la película. El gol del Rayo nada más abrirse el telón, una obra artística firmada por Álvaro García, no despertó a nadie (m. 6). Una sucesión de acciones planas y falta de sincronía desde la defensa al ataque aparecieron en procesión. Qué manera de profanar el césped en el que el equipo femenino bailó al Wolfsburgo el viernes.

Busquets pelea con Nteka en el Barça-Rayo del Camp Nou.

Busquets pelea con Nteka en el Barça-Rayo del Camp Nou. / Jordi Cotrina

Sobre Dembélé y su espumilla habitual se volcaron las expectativas de salidas incisivas. Asistimos a un desviado tiro de Alba y a un lanzamiento al larguero de Gavi en la primera parte. Poca cosa. Xavi perdió la paciencia con aquellos más desorientados. Puso a hervir la caldera tras el descanso. Entraron Memphis, Nico, Luuk de Jong, Adama… Así en tromba. El juego no se embelleció, si acaso se subió la temperatura. 

Nada funcionó

Apareció un fútbol de pulsaciones altas, pugilístico, abotargado, como si combinaran con un balón poco redondo. Memphis, en una ocasión, tuvo tiempo para echar un buen trago a un vaso antes de rematar una asistencia a dos palmos de la portería que desaprovechó. Probó también desde lejos, con toda la musculatura. Y en eso consistió básicamente la cosa: más músculo que método. Empujar a golpes más que tejer con gracia y ‘finezza’. Regates y centros colgados al tún tún. A veces basta. No fue el caso de este domingo.

Ni el recurso Luuk de Jong fue la solución ante una grada que ayudó al máximo, indignada con la parsimonia rayista y sobre todo con un árbitro que se negó a pitar un penalti flagrante cometido sobre Gavi antes del descuento, un largo descuento de 11 minutos en el que no se logró cubrir el hoyo en que se ha metido el Barça de Xavi.

FICHA DEL PARTIDO

Barça: Ter Stegen (5), Dest (3), Araujo (6), Eric García (4), Jordi Alba (5) , Frenkie de Jong (3), Busquets (5), Gavi (7), Dembélé (6), Aubameyang (3) y Ferran Torres (3).

Entrenador: Xavi Hernández (4)

Cambios: Lenglet (5) por Dest (m. 46); Memphis (7) por Ferran (m. 60); Nico (4) por F. De Jong (60); L. De Jong (4) por Aubameyang; Adama (5) por Eric (m. 71)

Rayo Vallecano: Dimietrievski (8), Balliu (6), Maras (6), Catena (7), Fran García (7), Isi (7), Santi Comesana (6), Óscar (6), Álvaro (8), Unai López (6) y Nteka (6).

Entrenador: Andoni Iraola (8)

Cambios: Guardiola (5) por Ntka (m.56); Ciss (5) por Comesaña (m.56); Óscar Trejo (6) por Óscar Valentín (m.67); Hernández (sc) por Isi Palazón (m. 87); Mario Suárez (sc) por Unai López (m. 87)

Goles: Álvaro García (m. 7 tras un gran pase de Isi)

Árbitro: Díaz de Mera (4), castellano-manchego.

Tarjetas amarillas: Xavi, Alba, Gavi, Dembélé, Isi, Comesana, Catena Balliu

Estadio: Camp Nou.

Espectadores: 57.023 espectadores

Suscríbete para seguir leyendo