"NOS VEO COMO CANDIDATOS, NO COMO FAVORITOS"

Xavi: "Llevo 100 días y parecen 100 años"

Xavi, en un entrenamiento del Barça en la ciudad deportiva de Sant Joan Despí.

Xavi, en un entrenamiento del Barça en la ciudad deportiva de Sant Joan Despí. / FCBARCELONA

5
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

Hace casi dos décadas que el Barça no jugaba en la segunda división europea. Mientras los otros grandes clubs disfrutan, o padecen, los octavos de final de la Champions (el City se pasea en Lisboa y el Madrid digiere aún los efectos del ‘terremoto Mbappé’), Xavi, que acaba de cumplir 100 días en el banquillo azulgrana, se asoma ahora al choque con el Nápoles (jueves, 18.45 h, Camp Nou), el primero en esta competición para los azulgranas.

"Llevo 100 días pero parece que hayan sido 100 años", ha reconocido el técnico, admitiendo que ha vivido "situaciones inesperadas" por el complejo momento que azota al Barça. "Yo soy muy culé y debemos tirar hacia adelante el club".

"Me da rabia, mucha rabia escuchar la música de la Champions y no estar ahí. Me da coraje"

Xavi, técnico del Barça

El equipo y el club han descendido de nivel. "Me da rabia verlo desde el sofá, mucha rabia escuchar la música de la Champions y no estar ahí. Me da coraje", ha reconocido Xavi. "No nos engañemos, queríamos estar ahí pero ahora la Europa League es una oportunidad. Tenemos dos vías para conseguir el objetivo prioritario que es entrar en la Champions: quedar entre los cuatro primeros en la Liga o ganar esta competición que el Barça no ha ganado nunca", ha recordado el técnico.

"Es que da coraje no estar como también me lo dio cuando nos eliminaron", ha apelado Xavi insistiendo en todo momento en que se trata de un desafío para demostrar si su equipo puede competir en la segunda división europea. 

Ya no lo hizo la última vez. Entonces, era el Barça de Rijkaard (año 1). Y el Barça de Laporta (año 1 de su primer mandato). Caía eliminado en la primavera del 2004 ante el Celtic: 1-0 para los escoceses en la ida gracia al gol de Thompson y un frustraste 0-0 en la vuelta del Camp Nou. Con Xavi de titular en ambos partidos en aquel incipiente equipo donde emergía ya la sonrisa de Ronaldinho. 

"Ni con aquel equipo la pudimos ganar. Y antes, en el 2001, caíamos eliminados con el Liverpool. El Barça no la ha ganado nunca", ha insistido Xavi, quejándose en varias ocasiones de "la mala suerte" que ha tenido al quedar emparejado con el Nápoles. "No me veo como favoritos pero sí como candidatos" ha admitido asumiendo que será "una eliminatoria muy pareja". 

Lo dice Xavi porque el Barça anda sumergido en un complejo proceso de reconstrucción que le impide mantener una línea estable de resultados. Incapaz como es de encadenar tres victorias consecutivas. Ni con Koeman al inicio. Ni con el interno Sergi luego. Ni tampoco ahora con él en el banquillo.

Mejora en el juego, pero sin regularidad

"Hemos mejorado en el juego, en la presión alta, en dominar los partidos. La Liga es la competición que mejor te lo dice porque es la de la regularidad", ha indicado el entrenador azulgrana, convencido de que el Barça “está en el buen camino porque vamos creciendo”.

El equipo va a trompicones. Juega bien contra el Atlético y se enreda después con el Espanyol. Europa, aunque sea en el segundo escalón, tampoco tolera esos comportamientos tan desconcertantes. Y menos aún ante el Nápoles de Spalletti, un equipo que pelea por el scudetto. El partido tiene cartel de Champions, pero pertenece a la Europa League, una competición menor para un club como el Barça, acostumbrado como estaba desde el 2004 a vivir cómodamente instalado en la zona noble del continente.

"Es un rival de Champions, podría ser una eliminatoria perfectamente de Champions. Hemos tenido mala suerte en el sorteo"

Xavi, técnico del Barça

"Es un rival de Champions, podría ser una eliminatoria perfectamente de Champions. Pero no estamos en esa competición. Da coraje y nos debe hacer rebelarnos porque nuestra realidad es la Europa League, aquí tenemos que demostrar somos un equipo fuerte y fiable", ha recalcado Xavi.

Ahora, ese descenso a las catacumbas europeas le obliga a hallar estímulos y respuestas urgentes para lograr el resurgimiento lo antes posible. Necesita, sobre todo, el Barça hallar el equilibrio. Es un equipo acelerado, que concede demasiado atrás (10 goles encajados en los cinco últimos partidos), por lo que su productividad (también 10 tantos marcados en esos 450 minutos) no obtiene rentabilidad ni premio. 

Frenkie de Jong, Aubameyang y Ter Stegen, en un entrenamiento en la ciudad deportiva de Sant Joan Despí.

/ FCB

"Yo estoy muy motivado, mucho. Los jugadores, también. He vuelto a ver el derbi con el Espanyol y creo que merecimos ganar, pero hay que matar los partido", ha advertido el entrenador, que tiene problemas en la estructura defensiva, porque ha perdido en el camino a tres centrales: Araujo, el más titular de todos, Lenglet y Umtiti.

En defensa de Eric García

Noticias relacionadas

Le queda Piqué y Eric García, cuestionado tras su error en el 2-1 de Raúl de Tomás en el derbi. "Eric es un central de muy bien nivel. Él sabe que cometió un error puntual, lo tiene en la cabeza. La pena es que se lesionó en el pico más alto de su rendimiento", ha precisado el técnico, quien considera al exjugador del City "como una pieza muy importante" de su esquema, al igual que a Busquets.

No tendrá, sin embargo, a Dani Alves en la decisiva eliminatoria con el Nápoles porque decidió no inscribirlo en la Europa League. “Ya dije en su momento que fue injusto con Dani. Tenía que ser injusto con uno de los cuatro. Y no lo hice por rendimiento sino por posición”, ha confesado el técnico, admitiendo que si hubiera sabido la expulsión del brasileño contra el Atlético en la Liga que le tendrá dos encuentros de baja no habría tomado la medida de dejarlo fuera de Europa.