ANSU FATI, DOS MESES DE BAJA

Xavi: "En el cara o cruz siempre nos sale cruz"

El entrenador del Barça reconoce que el Athletic fue mejor y que les superó en intensidad

Xavi, en San Mamés.

Xavi, en San Mamés. / AFP / CESAR MANSO

2
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

No hubo peros ni excusas. "El Athletic jugó con más intensidad que nosotros", reconoció Xavi Hernández, admitiendo la superioridad del rival en muchísimos momentos del choque. Los suficientes para echar al Barça, el vigente campeón de la Copa. El segundo título de la temporada que pierde en una semana, tras ser eliminado por el Madrid en la semifinal de la Supercopa de España en Riad. "Son días duros", admitió el entrenador, que solo detectó un detalle positivo: la resistencia de los jugadores por alcanzar la prórroga gracias al gol de Pedri.

Pero también ha perdido a Ansu Fati. Las primeras impresiones eran pesimistas. Incidían en una recaída de su rotura muscular en el bíceps femoral izquierdo que le apartó poco después de reaparecer en el campo del Dinamo de Kiev. Sucedió el 6 de noviembre y el delantero no regresó hasta la semana pasada, para la Supercopa ante el Madrid y marcó un gol. Las perspectivas son de que vuelva a estar inactivo casi dos meses.

"En el cara o cruz, siempre nos sale cruz", lamentó Xavi, algo perplejo ante la falta de resultados del equipo que dirige. No ocultó que además del fastidio que le supone, se siente sorprendido por la floja respuesta que en general ofrece el Barça, por muy cambiado y degenerado que sea este Barça respecto al que disfrutó como futbolista.

"No nos queda otra que seguir trabajando y creyendo en este proyecto. No conozco otra vía. Nos dejaremos la piel",

Xavi Hernández / Entrenador del Barça

Seguir trabajando

En base a esta experiencia, mientras busca explicaciones y encuentra soluciones, apelará a la profesionalidad. "No nos queda otra que seguir trabajando y creyendo en este proyecto. No conozco otra vía. Nos dejaremos la piel", dijo.

Lo que quede de piel, después de los arañazos recibidos por los leones. "El Athletic ha estado muy bien, muy intenso, ganando las segundas pelotas y los duelos", dijo, aludiendo a la debilidad física del Barça. Pero también se vio una inferioridad manifiesta en el juego.

Había avisado Xavi de la agresividad local; no preveyó que el Athletic sería mejor con la pelota. "Nos ha faltado otra vez más paciencia y más dominio", confesó, cuando esa debería ser la principal virtud. Solo se obervó esa cualidad en el 1-1 de Ferran Torres. Fue la jugada más elaborada del partido y de la temporada.

Noticias relacionadas

Eso fue lo que le dejó más preocupado: la pérdida de la batalla futbolística. No le quedó otro remedio que reconocerla de lo clara que fue la derrota. Más amplia que la del marcador. No quiso pronunciar la palabra fracaso.

"Si es un fracaso, que sirva para aprender, que de esta derrota haya aprendizaje. Lo seguiremos intentando", garantizó Xavi, para agotar las opciones del equipo en la Liga y en la Europa League, la mitad de los títulos por los que competía el Barça cuando apenas se ha traspasado el ecuador de la temporada,