El descarte

Cartas de amor y revancha, de Cela a Dembélé

El Barça se harta de mandar mensajes perfumados al francés, le pide que se vaya ya y le deja fuera de Bilbao, donde entrega la corona copera. El extremo responde despechado antes de ver como Ferran Torres marca en dos partidos tantos goles como él en ocho meses.

Dembélé, en un entrenamiento junto a Frenkie de Jong.

Dembélé, en un entrenamiento junto a Frenkie de Jong. / Miguel Ruiz - FC Barcelona

3
Se lee en minutos
Roger Pascual
Roger Pascual

Periodista

Especialista en fútbol, baloncesto, balonmano

Escribe desde Barcelona

ver +

"Seguramente el amor sea una variante del chantaje”, escribió Dembélé en su Instagram, después de que el Barça le dejara sin viaje a Bilbao por su negativa a renovar. Al ver que no podía responder en el campo, el extremo francés recurrió, como Marina Castaño con Camilo José Cela, al recurso epistolar. Philippe Christanval, tras su decepcionante paso por el Camp Nou, dejó el fútbol a los 30 para dedicarse a la joyería. Ousmane, que le podría quitar al excentral el título de peor fichaje francés del Barça, igual empieza ahora su carrera literaria.

Del amor al odio hay un paso. Cansado de mandarle mensajes perfumados ("soy entusiasta de Ousmane, para mí es mejor que Mbappé", llegó a proclamar Joan Laporta), el Barça se plantó al verse burlado. Harto de sentirse 'tolili', como diría Florentino Pérez, el club dijo basta, le dejó sin asiento en el avión a Bilbao y le emplazó a buscarse billete a otra parte.

La misiva de Mateu

"Nos parece obvio que no quiere continuar en el Barça y no está comprometido con el proyecto futuro. Se le ha comunicado a él y a sus agentes que tiene que salir de forma inmediata y esperamos una transferencia antes del 31 de enero", explicó Mateu Alemany, tras seis meses de negociación estéril.

Moussa Sissoko, representante del jugador, reclamaba 30 millones para renovar y 15 de comisión para él, al margen de la ficha, como adelantó este diario. Unas peticiones de superestrella para un delantero que, hasta la fecha, no ha demostrado serlo: cada partido en cinco temporadas ha costado (sueldo aparte) un millón (135 de traspaso y variables y 129 duelos). Y cada gol cuatro millones (31, solo 1 este curso).

Dembélé respondió, vía Instagram, asegurando estar "plenamente identificado" con el equipo y alineándose con su agente. Habían estado jugando al poli bueno-poli malo hasta el martes, cuando Ousmane aún prometía a Xavi que quería renovar mientras Sissoko advertía que la amenaza de medio año en la grada no serviría con él. Ahora el Barça ha activado la 'vía Ilaix': no hacerle jugar si no acepta ser traspasado. Mientras que el canterano, que como el Mosquito acababa contrato en junio y se resistía a renovar, aceptó ir traspasado al Leipzig, habrá que ver cómo responden el extremo y su agente de aquí a final de mes.

"Seguramente el amor sea una variante del chantaje"

Ousmane Dembélé

Noticias relacionadas

"A partir de hoy se acabó. A partir de hoy voy a contestar con sinceridad, sin ceder a ningún tipo de chantaje", lanzó de momento el segundo jugador más caro de la historia culé.

El calvario de las lesiones

En caso de que viera el encuentro por la televisión, Ousmane constató como Ferran Torres, su sustituto, solo necesitó 66 minutos como azulgrana para marcar tantos goles como ha logrado el extremo galo en ocho meses. Con Ousmane o sin él, el guion de Bilbao parecía ser el mismo de Pamplona o de Granada, con otro gol en los últimos 10 minutos que hacía saltar por los aires todo el esquema de Xavi. Pero Pedri no se quería perder otra prórroga: 8 de sus 16 últimos partidos han ido al tiempo extra. Un desempate en el que el Barça no solo perdió su corona sino que tanto el canario como Ansu Fati se han vuelto a romper. Era la novena lesión del delantero, que se ha perdido 65 choques por problemas físicos. Dembélé es el tercero que más encuentros ha estado en la enfermería (102), solo por detrás de Umtiti y Sergi Roberto.