'VIA CRUCIS CULÉ'

Las 10 cruces de un Barça sin 10

  • «En el cara o cruz siempre nos sale cruz», lamentaba Xavi después de haber perdido en Bilbao la corona copera. Estas son algunas de las claves del desplome azulgrana en el primer año posMessi.

Xavi.

Xavi. / EFE / MIGUEL ÁNGEL MOLINA

5
Se lee en minutos
Roger Pascual
Roger Pascual

Periodista

Especialista en fútbol, baloncesto, balonmano

Escribe desde Barcelona

ver +

En la Catedral los devotos culés vivieron una nueva estación de su particular via crucis. Sin el Messías obrando milagros, el Barça se ha convertido en un equipo humano, demasiado humano. 

Caída competitiva


El Barça cayó en los octavos de la Copa, el único título que ganó la pasada temporada. Pese a ello, el curso pasado llegó a la final de la Supercopa, disputó la Liga hasta la penúltima jornada y alcanzó los octavos de Champions. En el primer curso posMessi, con una plantilla devaluada por las estrecheces del 'fair play', ha caído por primera vez en dos décadas en la fase de grupos de la máxima competición continental, se ha quedado fuera del bombo de cuartos de Copa (algo que hacía 12 años que no pasaba), ha perdido en semifinales de la Supercopa contra el Madrid y está a 17 puntos de los blancos en Liga, donde es sexto.

Cambia el entrenador, mismos resultados


La salida de Ronald Koeman no ha supuesto el revulsivo esperado. Hasta su destitución, el técnico neerlandés sumaba 5 victorias, 3 empates y 5 derrotas. Sergi Barjuan cosechó dos empates en Liga y una victoria en Champions. Xavi, pese a que el juego haya mejorado en algunas fases de determinados partidos, lleva 5 triunfos, 4 tablas y 4 derrotas. Los tres últimos encuentros se han saldado con un empate en Granada y dos derrotas y eliminaciones en la Supercopa y la Copa. Sí la caída ante el Madrid dejó buenas sensaciones, en Bilbao se vio (Bayern aparte) el peor partido de la era Xavi.

Fragilidad defensiva


Uno de los aspectos que está penalizando más a los azulgranas es su incapacidad por blindar su marco. Con Xavi solo se ha mantenido la portería a cero contra Espanyol, Mallorca y Benfica. Y eso que, después de un largo bache, Ter Stegen ha vuelto a parar en los últimos choques.

 Leo Messi se despide entre lágrimas del barcelonismo tras 17 temporadas de azulgrana

/ JORDI COTRINA

Falta de liderazgo


Memphis Depay pareció querer llevar el peso de ser el nuevo abanderado tras la salida de Messi, pero se fue apagando conforme llegaban las derrotas. Todo se fiaba al regreso de Ansu Fati, el heredero del 10 del mito argentino. Pero solo ha podido disputar 10 partidos. Y el equipo, que se ilusionó con sus retornos, se derrumbó anímicamente en Vigo y Bilbao con la recaídas.

Los compañeros aúpan a Ansu Fati tras reaparecer con un gol al Levante, igual que el miércoles en Riad ante el Madrid.

/ AFP7

Calvario de las lesiones


Ansu, que se ha perdido 65 partidos por problemas físicos desde su debut, podría tener que volver a pasar por el quirófano. Después de la pruebas realizadas el viernes el club ha comunicado que tenía una lesión en el tendón proximal del bíceps femoral del muslo izquierdo. "En los próximos días se decidirá el tratamiento a seguir", ha señalado el club, sin concretar el periodo de baja y abriendo la puerta a volver a pasar por el quirófano. Desde que se rompió el 7 de noviembre de 2020 ante el Betis, ha tenido que ser sometido a cuatro operaciones de su rodilla izquierda. El retorno del doctor Ricard Pruna, que volvió al club hace un mes, no ha obrado de momento el milagro de poner fin a la sangría de la enfermería. Ansu y Pedri no pudieron acabar el partido en Bilbao. Los dos jugadores llamados a comandar el Barça del futuro no han podido jugar un partido entero juntos esta temporada. Las lesiones, muchas de ellas de larga duración, han impedido primero a Koeman y luego a Xavi disponer de piezas clave para intentar el titánico reto de reconstruir el templo azulgrana sin el Messías y con la economía de guerra a la que empujó la gestión de Josep Maria Bartomeu.

Poca generación ofensiva


Tan solo tres veces disparó entre los tres palos en Bilbao. Al bloque barcelonista le sigue costando generar ocasiones claras de gol. Continúa sin respuesta la pregunta de Koeman de quién marcará los goles 30 de Leo en Liga. La pasada temporadas no solo hizo 38 sino que también dio 18 asistencias, por lo que participó en 56 de los 122 tantos (45,9%). Y resolvía con individualidades muchos encuentros atascados como el del jueves.

Falta de goles de falta


Leo logró 50 goles de falta con el Barça. Tras su marcha, el equipo aún no ha conseguidos ninguno esta temporada y no tiene especialista. Memphis Depay empezó encargándose de lanzarlas, pero en su ausencia hasta Piqué y Alves han probado fortuna, aunque sin éxito. En San Mamés se dio una imagen sintomática: Alves y Alba se perfilaron para el tiro directo y el segundo, al intentar hacer el lanzamiento, se resbaló acabó cayéndose de culo mientras su disparo se estrellaba en la barrera rojiblanca.

Falta de concentración


En Bilbao (minuto 86), como en Granada (89) y Pamplona (86), el Barça volvió a encajar en los cinco minutos finales. “Es la misma película, no controlamos los partidos”, se lamentó en Granada Xavi. "Nos ha faltado otra vez más paciencia y más dominio", comentó tras entregar la corona copera.

Xavi saluda a Dembélé en el vestuario de la ciudad deportiva de Sant Joan Despí.

/ FCBARCELONA

Renovaciones estratégicas 


Joan Laporta se marcó como objetivo la renovación de Messi y luego la de Dembélé. "Te voy a hacer una propuesta que no podrás rechazar", decía hace casi un año sobre Leo, aunque al final tuvo que retirar la oferta que le había hecho aduciendo que el 'fair play' económico no lo permitía. Ahora también ha retirado su oferta al francés, cansado de seis meses de negociación infructuosa. No solo eso sino que, harto de las largas de su agente, le ha dicho que no volverá a jugar y le quiere fuera antes del 31 de enero. Su renovación era clave no tanto por el rendimiento del extremo francés en el campo sino para que el segundo fichaje más caro del club no se fuera gratis y para poder rebajar la faja del 'fair play'.

Sin relevo para Alves, Alba, Busi y Piqué


Seis años después de Berlín, el Barça sigue sin haber encontrado relevo de garantías para los dos laterales. En San Mamés Alba se vio superado en el primero y el segundo, además de provocar el penalti del tercero. La secretaría técnica, que sigue anhelando la llegada de Gayà en verano, trabaja para encontrar un carrilero zurdo antes del 31 de enero. Busquets, que solo ha descansado 12 minutos con Xavi (sin contar el partido de sanción en Mallorca), y Piqué siguen siendo fijos también en el once.