ANÁLISIS TÁCTICO

Las claves tácticas del Barça-Madrid: ser eficaz en ataque, protegerse de Benzema y Vinicius

La delantera azulgrana necesitará ser tan precisa como suele serlo la blanca para llevarse el duelo

Vinicius y Benzema celebrando el segundo gol del Real Madrid ante el Valencia

Vinicius y Benzema celebrando el segundo gol del Real Madrid ante el Valencia / REUTERS/Susana Vera

2
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Todos los pronunciamientos favorecen al Real Madrid en uno de los clásicos aparentemente más desiguales de los últimos tiempos. Los antecedentes, sin embargo, invitan a relativizar los pronósticos por la carga emocional de los duelos. Carlo Ancelotti no se fía del Barça y Xavi llamó a cuidar "los detalles" que han impedido a su equipo encadenar victorias. La eficacia en las áreas dictará sentencia en la semifinal de la Supercopa que se disputa este miércoles en Riad (Arabia Saudí).

El poder de Benzema y Vinicius

Benzema (12 goles) y Vinicius (11) son los dos máximos realizadoras de la Liga. Memphis, que ha estado un mes parado, es el primer azulgrana (8) en octava posición. Los siguientes son Luuk de Jong y Ansu Fati (3). Sobran las palabras para comprobar el muy distinto estado de forma de ambas delanteras. Diezmada la de Koeman y Xavi durante toda la temporada, hasta el punto que ha debido recurrir a Ilias, Abde y Jutglà, la defensa azulgrana tendrá un papel fundamental en contener a los dos delanteros blancos, cuyo tercer acompañante suele ser rotatorio (Asensio, Rodrygo...), tal que fuera un elemento prescindible.

Vinicius y Benzema celebrando el segundo gol del Real Madrid ante el Valencia

/ REUTERS/Susana Vera

Un problema de juego


El Barça marca pocos goles, y una de las razones es que crea pocas ocasiones y poco claras. En Granada solo chutó una vez entre los tres palos de 13 intentos. El equipo de Xavi tiene un problema en la elaboración del juego de ataque, falto de desequilibrio y de remate en las dosis suficientes para plasmar su superioridad en el marcador. El Madrid es mucho más constante y está más proporcionado: tiene una diferencia de goles marcados/encajados de +27, mientras que la del Barça es +8. Courtois, además, ha salvado muchos puntos y Ter Stegen solo los salvó en Mallorca.

Ter Stegen, de nuevo, providencial.

/ EP

Noticias relacionadas

Dos organizaciones distintas

Al Madrid no le importa esperar atrás y salir al contragolpe pese a que sus características no son las de un equipo defensivo. Tiene más dificultades en el juego ofensivo estático, como el Barça, como cualquier equipo ante la falta de espacios, y renuncia a él. Parece mentira con hombres tan experimentados como Modric y Kroos. La estabilidad de su organización defensiva le permite contener sin demasiados problemas a sus rivales. Xavi entiende, por el contrario, que el Barça debe mantener sus señas de identidad, aunque esté en manos de jóvenes como los recién llegados Nico y Gavi, y pretende defender lejos de su área con la presión adelantada.

Araujo y Gavi, dos nombres para ilusionarse.

/ Andreu Dalmau / Efe