55+10 EN VARIABLES

Ferran Torres, el segundo fichaje más caro de Laporta

El delantero valenciano (55 millones) queda por detrás de Ibrahimovic, que costó 66 millones en 2009 y duró solo un año

Txiki Begiristain, Zlatan Ibrahimovic y Joan Laporta, en la presentación del futbolista sueco en 2009.

Txiki Begiristain, Zlatan Ibrahimovic y Joan Laporta, en la presentación del futbolista sueco en 2009. / Jordi Cotrina

5
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Ferran Torres tendrá el honor (si lo es) de ser el segundo fichaje más caro que habrá firmado nunca Joan Laporta. El primero en la clasificación del nuevo mandato del presidente que empezó en el mes de marzo. Es también el primero por el que se ha pagado un traspaso, dejando al margen el medio millón de euros que costó la cesión de Yusuf Demir procedente del Rapid Viena.

Una inversión modesta la de Ferran, para el ritmo que llevaba el Barcelona en los últimos años hasta que cayó en la ruina tras encadenar varios fichajes superiores a los cien millones. Moderada, si se compara la cantidad (55 millones más 10 en variables) con la proyección que apunta el delantero valenciano, de 21 años e internacional absoluto. El futbolista procedente del City firmará por cinco temporadas.

Ferran Torres, en un entrenamiento con el City.

/ EP

Un fiasco de un año

El ranking de gasto de Laporta lo lidera ampliamente Zlatan Ibrahimovic, que resultó un fiasco. Solo duró una campaña de las cinco que constaban en su contrato. No se entendió con Pep Guardiola y no toleró que Lionel Messi fue el referente de aquel equipo por delante suyo. Por Ibrahimovic, que tenía 29 años al firmar por el Barça –hoy tiene 40 y ahí sigue, dando guerra en el Milan-, Laporta pagó 66 millones de euros.

A tocateja se pagaron 43. Aquella operación con el Inter de Milán se compuso de la cesión de Aleksander Hleb, valorada en 3 millones, y el traspaso de Samuel Etoo por 20.

Ibrahimovic se presenta con la plantilla en el Gamper de 2010 poco antes de irse.

/ Jordi Cotrina

Ibrahimovic costó 66 millones: 43 millones, más 3 de la cesión de Hleb y 20 en que fue valorado Etoo.

El cambio fue improductivo. Incluso malo, por más que Ibrahimovic colaborara con 21 goles en 45 partidos para que el Barça conquistara cuatro títulos en la campaña 2009-10: Liga, Copa y las dos Supercopas.

Como el traspaso al Inter se cerró a finales de agosto, Ibrahimovic pudo jugar un partido de los dos de la Supercopa ante el Sevilla y se llevó el quinto título de propina. El sueco no igualó los números de Etoo del año anterior, pichichi de la Liga, a quien se le clausuró su estancia en el Camp Nou (también de mala gana) con 36 goles en 52 partidos oficiales. Ibrahimovic sigue alargando su carrera y volvió en 2019 al Milan, el club que le fichó del Barça pagando 24 millones en 2010.

Txiki Begiristain, Joan Laporta y David Villa, tras firmar por el Barça el 21 de mayo de 2010.

/ Danny Caminal

David Villa costó 40 millones que se le pagaron al Valencia en 2010, poco antes del Mundial.

Recambio más barato

La irrupción de Ferran Torres abrevia la brecha que existía entre Ibra y el siguiente de la lista. El sustituto del sueco fue David Villa (40 millones), firmado por Laporta en mayo de 2010, un mes antes de abandonar el cargo. Otro contrastado goleador y más barato. Sandro Rosell apadrinó la adquisición no sin expresar sus reticencias: “Ficharlo ahora costaría el doble que hacerlo después de las elecciones”, aseguró el futuro vencedor de los comicios.

Rosell batió claramente el techo de gasto de su examigo cuando firmó a Neymar en 2013. Se ufanó de haber invertido 17 millones, una cantidad que fue incrementándose a medida que se iban destapando irregularidades y los documentos pasaban por los juzgados, hasta traspasar la barrera de los 100 millones.

Laporta y Alves, en la presentación del futbolista brasileño en su regreso.

/ Jordi Cotrina

Alves ha vuelto gratis. En 2008 vino desde Sevilla. Costó 29,5 millones más 6 en variables, que se pagaron todas.

Josep Maria Bartomeu se instaló al otro lado de esa barrera: hizo un salto de calentamiento con Luis Suárez (81,25 millones al Liverpool en 2014) y luego franqueó el listón con holgura repetidas veces con Ousmane Dembélé (135) en 2017, Philippe Coutinho (140) en 2018 y Antoine Griezmann (135) en 2021.

Gestionando ruinas

Laporta gastaría más dinero si pudiera para reconstruir el equipo. Pero ha tenido que gestionar la ruina que le ha dejado el manirroto Bartomeu (1.350 millones de deuda), como tuvo que gestionar la que heredó de Joan Gaspart en 2003, un maestro del despilfarro desde que se gastara los más de 10.000 millones de Luis Figo en 2000 en los fichajes de Emmanuel Petit y Marc Overmars.

Ronaldinho, en la presentación de plantilla para la campaña 2006-07.

/ Jordi Cotrina

Ronaldinho hizo girar el círculo virtuoso en 2003 a cambio de 27 millones más 3 pagados al PSG.

Con Laporta ha vuelto uno de sus fichajes más productivos de la primera época. El más productivo en la división entre el coste y los partidos jugados y los títulos conquistados. Con Laporta ha vuelto Dani Alves, que ya tiene 38 años. Esta vez gratis. Como casi todas las incorporaciones de este verano: Eric Garcia, Sergio Agüero -dos excompañeros de Ferran se anticiparon y gratis- Memphis Depay y Luuk de Jong. Por Emerson Royal se pagaron 9 millones al Betis, y se cobraron 25 del Tottenham Hotspur antes de que acabara agosto.

Henry celebra uno de los dos goles que anotó en el 2-6 del Bernabéu.

/ Juan Medina

Thierry Henry llegó en 2007 al Barça. Al Arsenal se le entregaron 24 millones más uno de un amistoso.

En 2008 costó una fortuna en aquella época, sobre todo tratándose de un lateral derecho: 29,5 millones más 6 en variables que se pagaron todas por la racha de títulos que se inició y el rendimiento del jugador, hasta situarse en el segundo extranjero con más partidos jugados de azulgrana. Después de Messi.

Con Ibrahimovic, Chigrinskiy

Noticias relacionadas

Ronaldinho, el emblema del Barça del 2003, el hombre que hizo girar el círculo virtuoso, costó 27 millones más 3 en variables pagados al Paris Saint Germain. Thierry Henry llegó un año después de lo previsto (2007) a cambio de los 24 millones más 1 de un amistoso que reclamaba el Arsenal.

Dmitro Chigrinskiy, el 30 agosto 2009, tras firmar su contrato.

/ Jordi Cotrina

Firmó en 2009 como Ibrahimovic. El defensa Dmitro Chigrinskiy fue un pinchazo de 25 millones que se embolsó el Shakhtar Donetz.

Con Ibrahimovic llegó otro pinchazo de fichaje, caro e improductivo que duró solo un año: el defensa ucraniano Dmitro Chigrinskiy. 25 millones se embolsó el Shakhtar Donetz, que lo recuperó por 15. Guardiola quería darle una segunda temporada para comprobar si se aclimataba y obtenía el rendimiento esperado. No obstante, Rosell lo traspasó aduciendo "falta de liquidez" aquel verano por la mala situación económica que había dejado Laporta.