CUATRO DERROTAS EN MES Y MEDIO

¿Qué le pasa al Barça de balonmano?

  • Tras una derrota en los dos últimos años, suma cuatro en mes y medio y fuentes del club reconocen que "la calidad de la plantilla ha bajado"

  • Ortega, el nuevo técnico, trata de introducir nuevos conceptos a un equipo con menos jugadores, bajas de peso y muchas lesiones

Ali Zein, uno de los fichajes de este año, lanza en la pista del Kielce.

Ali Zein, uno de los fichajes de este año, lanza en la pista del Kielce. / FCB

4
Se lee en minutos
Roger Pascual
Roger Pascual

Periodista

Especialista en fútbol, baloncesto, balonmano

Escribe desde Barcelona

ver +

El Barça de balonmano se había acostumbrado a ganar casi todo lo que jugaba. En las dos últimas temporadas solo había perdido un partido, la final de la Champions del 2020. En el curso anterior ganó todos los encuentros e hizo un pleno de títulos. Pero en el último mes y medio ha encajado ya cuatro derrotas. ¿Qué está pasando? Una plantilla más corta, con bajas de peso y lastrada por las lesiones, encadena tres pinchazos en Europa.

Carlos Ortega.

/ FCB

Antes de la última final de Champions, Joan Laporta quiso impulsar un nuevo proyecto para la sección tras un lustro sin lograr el cetro continental. Eligió a Antonio Carlos Ortega, exmiembro del 'dream team' y entrenador del Hannover, como relevo de Xavi Pascual en el banquillo y prescindió también del secretario técnico, David Barrufet. Sabiendo que no continuaría, Pasqui rubricó la temporada perfecta con el 61º triunfo que supuso su 61 título como azulgrana, seis en su última campaña en la que había celebrado la Liga, Copa del Rey, Copa Asobal y las Supercopas catalana y española. Era su tercera Champions, la décima del club, un título que se le resistía desde 2015.

Xavi Pascual, visiblemente emocionado con el recibimiento que le dedicó el Palau

/ Alejandro Garcia / Efe

Fichajes puente y bajas sensibles

Con el listón tan alto, Ortega no lo está teniendo fácil a la hora de iniciar el nuevo ciclo. Junto a la presión de la temporada perfecta de Pasqui, se encontró con que, además de Àlex Pascual (hijo del extécnico), el equipo había perdido también a jugadores de peso como Entrerríos, Sorhaindo, Palmarsson, Dolenec, Mortensen y Möller. Solo llegaron en verano cuatro jugadores nuevos (Melvyn Richardson, Ali Zein, Ángel Fernández y Leo Maciel) porque la delicada situación económica del club ha llevado a recortar el presupuesto de la sección. No solo se ha pasado de 18 a 16 fichas profesionales sino que dos de los nuevos azulgranas (Fernández y Maciel) cobran poco, al ser fichajes puente hasta la llegada la temporada que viene del extremo sueco Wanne y el portero danés Nielsen.

Maciel bajo los palos, en un partido del Barça.

/ FCB

Fuentes del club reconocen que que "la calidad de la plantilla ha bajado". Consideran que el equipo está pagando la intensa temporada anterior, a la que 12 jugadores añadieron la participación en los Juegos Olímpicos, que condicionaron también la pretemporada. El nuevo técnico apenas tuvo una semana con toda la nueva plantilla para poder intentar transmitir nuevos conceptos a un equipo que llevaba 12 años con el anterior entrenador. "La preparación no ha sido la mejor", asumen desde el Barça, que reconocen que "las lesiones y cambios de roles" han complicado este inicio.

Primer traspiés

La primera derrota llegó pronto, en la final de la Super Globe, el Mundialito de Clubs. El Barça, que había ganado en las tres anteriores ediciones, se vio claramente superado por el Magdeburgo (33-28) y igual que sucumbió también en la pista del Veszprem (29-28).Si hay dos puestos clave en el balonmano son la portería y el central. A la espera de Nielsen el año que viene y tras la marcha de Moller, Gonzalo Pérez de Vargas no tiene un relevo de calidad en Maciel para los partidos de alta exigencia. Tras la marcha del capitán Entrerríos, Cindric tenía que ser el central titular, pero una lesión en Veszprem le condicionó, obligando al joven Makuc (21 años) a dar un paso adelante. Pero la promesa eslovena no dio el rendimiento esperado y Ortega tuvo que ir rotando a Mem, Richardson y Ali Zein en la dirección, a la espera de que Cindric se recuperara.

Richardson lanza en el Palau.

/ FCB

Las lesiones se han cebado con un Barça que ya tenía una plantilla más corta que otros años: además del central croata, han ido pasando por enfermería Ariño, N'Guessan, Ali Zein y Frade. Este último, que había dado un paso adelante en el pivote, estará siete meses de baja por una lesión en la rodilla. Para cubrir su baja, el club le ha hecho un contrato de un mes a Youssef Ben Ali (34 años).

Aún sin Cindric, el Barça tuvo un pinchazo inesperado en la pista del Oporto, donde no pasó del empate. Aunque, como había pasado en Veszprem, las decisiones arbitrales habían perjudicado a los azulgranas en el tramo final, el equipo seguía dando unas señales de alarma que se han disparado definitivamente en el doble enfrentamiento ante el Kielce.

Fin a una racha de seis años en el Palau

Noticias relacionadas

La semana pasada el conjunto polaco asaltaba el Palau, donde el Barça llevaba casi seis años sin perder en Europa. Gonzalo, pletórico en otros partidos como el del PSG, no tuvo esta vez su mejor tarde y no había un relevo de garantías para la portería. El regreso de Cindric no bastó para dar más fluidez.

El Kielce, que dirige Talant Dujshebaev y en el que juegan sus hijos e internacionales españoles Daniel y Alex, volvió a tumbar el miércoles al Barça. El juego y la actitud mejoraron y los azulgranas mandaron hasta el 23-27, cuando tiraron el buen trabajo hecho con un parcial final de 6-0 (29-27). "Hemos estado muy bien 56 minutos, pero entre fallos de balones y algunas decisiones arbitrales nos han condenado", comentó Ortega tras el tercer tropiezo seguido en Champions. El Barça acusó en ese tramo final el desgaste físico y la falta de liderazgo en la pista que ejercían el año pasado jugadores como Entrerríos.