1 GOL, Y DE PENALTI, EN 180 MINUTOS

Xavi: "Nos ha faltado meter una..."

Xavi resignado en la parte final del partido

Xavi resignado en la parte final del partido / Jordi Cotrina

3
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

Llegó un momento en que todo era sencillo. A la hora de partido, la orden era clara: ‘Balones a Ousmane’. No había otro camino. Balones a Dembélé, la única y desesperada apuesta ofensiva que le quedaba a un frustrado Barça. Frustrado e impotente. Derrochó tanta energía que acabó derrengado sobre el césped del Camp Nou en una noche de perros. Lluvia y más lluvia. Y más lluvia. Y frío, demasiado frío para un equipo huérfano de gol.

Terminó sin chispa tiritando cuando vio a Seferovic errar, tal vez, la ocasión más clara de su vida. Sigue vivo en Europa, obligado a ganar en Múnich contra el Bayern o esperar un tropiezo del Benfica en Lisboa contra el Dinamo (sea empate o derrota). "Al final, nos ha faltado meter una", se lamentó Xavi, dolido como todos por esa falta de puntería de sus jugadores. "Si hubiéramos marcado hablaríamos de partidazo, que es lo que hemos hecho. Tenemos que ir a Múnich a ganar", reclamó el nuevo técnico.

El delantero francés del FC Barcelona Ousmane Dembele lucha con el defensor argentino del Benfica Nicolás Otamendi

/ AFP/Lluis Gené

"Dembélé cambió el partido"

"Hemos sido superiores al Benfica. Nos llevamos un punto que nos sabe muy poco. Nos queda solo una jornada y hay que ser positivos. ¿Falta de gol? Creo que hemos jugado muy bien, la idea la van cogiendo, nos ha faltado ese gol. Tenemos que ser más eficaces, nada que reprochar al equipo, la actitud ha sido encomiable", añadió el entrenador, feliz por el retorno de Dembélé.

"Él ha cambiado la dinámica del partido, generas más miedo al rival y provocando muchas ocasiones. Es un jugador para marcar diferencias, es una pena que no haya llegado el gol, hemos merecido la victoria. El fútbol tiene estas cosas", aseguró.

Memphis en el área durante el decisivo partido de la fase de clasificación de la de liga de campeones, entre el FC Barcelona y el Benfica

/ Jordi Cotrina

Memphis y de penalti 

"Somos el Barça y vamos a ir a ganar a Múnich. Hay que salir con la misma responsabilidad en defensa, hemos hecho un partido muy bueno, pese al 0-0. Es el partido que debe hacer el equipo. Nos ha faltado un gol", contó Xavi, coincidiendo con el diagnóstico que ya emitió semanas atrás Koeman. Hasta el mismo Xavi tuvo fácil el triste recuento ofensivo de su equipo. "En dos partidos hemos conseguido un gol y ha sido de penalti", recalcó el técnico en alusión al gol de Memphis que le dio la victoria sobre el Espanyol.

 De Jong y Piqué decepcionados al final del decisivo partido

/ Jordi Cotrina

Noticias relacionadas

Panorama sombrío

Un gol a balón parado retrata con toda crudeza el drama ofensivo que sacude al Barça. Ya se sabía cuando se desprendió de Messi el pasado verano. Se podía aún saber más cuando Griezmann, ya en el último día del mercado (31 de agosto), voló de vuelta hacia el reencuentro con el cholismo en el Atlético. "No llegó el gol porque era la llave de oro para clasificarnos", contó Araujo, autor de un tanto que fue anulado cuando ya lo estaba celebrando a lo grande. Y así, consumiéndose entre tanta impotencia, se iba apagando el Barça, sobresaltado por esa increíble ocasión que erró Seferovic, que puso al Camp Nou al borde de un ataque de nervios. El público estuvo de maravilla, el equipo corrió y tuvo una idea, pero la ejecutó mal en el área portuguesa.