ACTUALIDAD AZULGRANA

El Seient Lliure queda suspendido para esta temporada

  • La decisión se toma tras ver el alto porcentaje de socios abonados que ha decidido acogerse a su año de excedencia

  • Los 13.000 abonados en lista de espera podrán conseguir su pase de temporada

Un aspecto de la grada del Camp Nou durante el Barça-Dinamo de Kiev.

Un aspecto de la grada del Camp Nou durante el Barça-Dinamo de Kiev. / Jordi Cotrina

1
Se lee en minutos
Carlos Monfort

El Barça ha informado este viernes que el Seient Lliure ("asiento libre") quedará suspendido durante toda la temporada 2022-23. Esta opción, implantada por Joan Gaspart en 2001, permitía a los socios abonados la posibilidad de liberar sus asientos a otros espectadores en caso que de que decidieran no acudir al Estadi. Al abonado, a cambio, se le descontaba el 50% de la entrada de su cuota anual para la próxima temporada. La decisión se ha tomado después de que 26.291 de los 83.500 socios abonados se acogieran a la excedencia ofrecida por el club.

Aprovechando este año de excedencia, los abonados que estaban en lista de espera, unos 13.000 aproximadamente, podrán conseguir su pase de temporada con un 30% de descuento por haberse perdido el inicio de campaña. Esta decisión ha cogido por sorpresa a muchos socios, pues el club explicó que el Seient Lliure estaría disponible una vez terminasen las restricciones de público.

El Camp Nou contó con la presencia de 86.422 espectadores

/ Archivo

Noticias relacionadas

También se ha "readmitido" a los 500 socios que pidieron la excedencia y, viendo la evolución favorable de la pandemia, han querido recuperar su asiento. Sin embargo, el club no ha aplicado descuento alguno y deberán pagar la totalidad del abono. El uso de esta práctica ha crecido exponencialmente a raíz de la pandemia. Mientras que en las temporadas 2017-2018 y 2018-2019 la media de liberaciones fue de 28.660 y 26.035, respectivamente, la del año pasado fue de 32.437, o lo que es lo mismo, un 24% más.

Con esta acción se pretende fomentar la venta de entradas a no abonados y así revertir la difícil situación económica por la que pasa el club azulgrana. El día del Clásico se vendieron 35.000 entradas, que supusieron un ingreso 4,5 millones de euros a las arcas del club.